envejecimientoucm

DEPENDENCIA Y ENVEJECIMIENTO

Envejecer en positivo abril 28, 2013

Filed under: MARTA,Uncategorized — ROSA @ 11:09 pm

Envejecer en positivo

 

Dilema Ético: Facultades mentales VS integridad física

Filed under: MARTA — ROSA @ 11:00 pm

Buenas noches a tod@s:

Os voy a proponer el siguiente dilema ético, es un caso real.

 

Diego, es un hombre de 70 años, que vive solo. Es viudo y no tiene familia ni hijos. Vive en un 5º piso, sin ascensor. Tiene ayuda a domicilio (SAD), va una mujer dos veces por semana 1 hora cada día, a ducharle y a limpiarle un poco la casa. También va a un centro de día, dos días por semana y van a buscarle a su casa y le bajan en una silla.Actualmente ya no se puede mover y al no tener ascensor, no puede ir al centro de día. Vive solo y no tiene dinero para poder pagar a una cuidadora. Cobra una pensión no contributiva(PNC) de 565 €. Posee todas sus facultades, pero se niega a que le duche la mujer que va a casa a ayudarle. La empleada del SAD, le dice lo ocurrido a la trabajadora social de referencia y habla con Diego y le ofrece una plaza en una residencia de emergencia, debido a que su situación empeora por momentos. Tiene que tomar una medicación muy fuerte(sintrom) y no se la toma nunca. Ha dejado de comer y tampoco consume agua, esta deshidratado y desnutrido.

 

Personas e instituciones implicadas:

*Diego

*Trabajadora social

* Trabajadora del SAD

 

Dilema ético y sus principios:

Dilema ético: Diego está en posesión de sus facultades. Pero por otro lado su integridad física está en peligro. 

¿Qué debe hacer la Trabajadora Social?

Posibilidades:

1. Principio básico del usuario: Principio de autodeterminación del paciente. Diego psíquicamente está perfecto. El quiere estar en su casa. pero ¿En qué condiciones?

2. Se encuentra en una situación de desamparo social. Su integridad física peligra.

En este caso la solución podría ser internamiento involuntario en una residencia de emergencia social?? Se vulnera el principio de autodeterminación. ¿Hasta que punto la trabajadora social es capaz de tomar decisiones que afectan al usuario de manera radical?

 

Marta de la Torre

 

Dilemas éticos dentro del equipo multiprofesional abril 23, 2013

Filed under: Laura García — ROSA @ 3:36 pm

dielma[1]

Cuando hablamos sobre dilemas éticos se nos viene a la mente películas como Mar adentro (2004) de Alejandro Amenábar, La película se basa en la historia real de Ramón Sampedro, marinero, que tras un accidente en su juventud queda tetrapléjico y permanece postrado en una cama durante cerca de 30 años y que desea morir dignamente.

El cine, como escaparate, es una herramienta muy valiosa para el estudio de aquellas situaciones más trascendentales para el ser humano: el dolor, la enfermedad y la muerte.

En este sentido, el abanico de películas útiles en educación médica es amplísimo, tanto que es difícil no sólo realizar una compilación de títulos y tramas, sino fundamentalmente realizar una selección de aquellas que abordan a la enfermedad desde perspectivas interesantes para la docencia.

Pero cuando hablamos de dilemas éticos no solo son existentes en el campo de la medicina sino que  consiste en una situación en la que decisión que se debe tomar no resulta del todo clara, pues se deben tener en cuenta diversos factores que afectan a nuestro juicio moral y ético sobre el asunto.

En la carrera que estamos estudiando nos acontecen situaciones en las que tenemos que decidir y no sabemos que elegir.

Hace unas semanas, en mi centro de prácticas surgió un dilema ético de medicina y desde el campo de Trabajo social nos encontramos involucradas.

La función principal de un trabajador social es el bienestar del usuario por ello os quiero contar lo que pasó:

CASO:

Usuaria de una Residencia de Ancianos de 67 años con varios canceres y con principios de metástasis entra a ser atendida desde la Residencia por el Equipo de Cuidados Paliativos.

Este equipo nos facilitan un diagnóstico nada bueno en presencia del Hijo de la usuaria, nos dicen que le dan de vida 48 horas, que está totalmente sedada, que no contesta pero sí que escucha y que no tenemos que hacerla ninguna manipulación y que está totalmente sondada, que vendrán dentro de dos días para ver cómo va.

Al día siguiente, la enfermera de la Residencia habla con la usuaria y la contesta, sigue haciéndole preguntas. Se encuentra totalmente orientada en tiempo y espacio, contesta a estímulos, detecta que tiene una escara en la espalda y nos dice que tiene mucha hambre que qué hay de cenar.

La enfermera llama al equipo de cuidados y les comenta sobre su situación a lo que el equipo les dice que no pueden manipularla ni darla de comer sólidos.

La enfermera comenta al equipo multidisciplinar sobre la situación de la residente.

Se plantea un dilema ético:

–          Se manipula a la usuaria para curar su escara y facilitarla alimento o no se la hace nada y se siguen las indicaciones del equipo de cuidados paliativos.

En un principio la enfermera decide venir al departamento de trabajo social y comentárnoslo a la que le decimos que de momento la escara se la deje sin curar y que le den líquidos para ver si la sientan bien, que nosotras subiremos a la habitación para hablar con ella y decirla que de momento no podemos darla sólidos porque está sondada y recibe el alimento por ahí

Realmente en este tema estamos un poco atadas de manos ya que es el equipo médico el que tiene que decidir sobre el tratamiento de la residente, pero una vez que te han contado la situación, que han metido al equipo multidisciplinar y teniendo en cuenta el objetivo principal del Trabajo social ya se plantea la duda de que hacer. Para el equipo de cuidados darla alimento significa prolongar su vida. Si la usuaria está consciente y tiene hambre porqué no la podemos dar de comer???

Con ello quiero mostrar que los dilemas éticos en nuestra profesión no están nada lejos en nuestro ejercicio profesional, que puede haber dilemas éticos de trabajo social pero que también al estar en un centro donde se trabaja en equipo para la intervención del usuario también se plantean dilemas que no son propios de nuestra profesión pero que tienes que contribuir con tu decisión ante un dilema de otro departamento para que de alguna forma consigamos la mejor intervención y la mejor decisión posible para el bienestar de los usuarios.

Como esta situación se produjo el viernes y ahora mi trabajadora social y tutora de prácticas tiene vacaciones, cuando vuelva al centro de prácticas no sé lo que me encontraré pero os comentaré el final de la historia.

Por último no os quiero dejar con mal sabor de boca, simplemente os quiero dar un poco de pensar y os dejo algunos enlaces de tráiler de películas  que tratan este tema.

http://www.youtube.com/watch?v=8ErH9IkqKZw Película Despertares/ Awakenings (1990) de Penny Marshall

http://www.youtube.com/watch?v=x7HzjYKiFKc Película El Doctor/ The Doctor (1991) de Randa Haines

http://www.youtube.com/watch?v=i6BBNSzwZns Película El hijo de la novia (2001) de Juan José Campanella

 

Bibliografía

http://revistamedicinacine.usal.es/index.php/es/vol3/num1/203 visitado por última vez el 12/04/13 con el fin de encontrar cortos cinematográficos sobre cuidados paliativos.

Laura García Hernández

 

Noticias ley de dependencia abril 21, 2013

Filed under: ROSA — ROSA @ 11:54 am

Se puede ver pinchando en el enlace de la web de noticias cunoticias.com, hay que pinchar en el siguiente enlace:
http://www.cunoticias.com/noticiasde/ley-de-dependencia.php

 

Guía de personas mayores

Filed under: ROSA — ROSA @ 11:30 am

Guía Dchos Mayores

 

DILEMA ÉTICO abril 18, 2013

Filed under: LAURA — ROSA @ 8:07 pm

Fernando vivía con sus padres y su hermano en una casa de alquiler, pero hace años que está solo y no tiene a nadie. A pesar de su edad continúa trabajando como afilador en la  puerta del bar de su barrio, aunque pocos días consigue sacarse algo de dinero.

Hace tres meses salió de su casa por la mañana para ir a trabajar. Cuando volvió por la tarde esta se había quemado. Había dejado encendida la estufa y se había prendido el colchón. Lo llevaron a pasar la noche a un albergue.

Al principio, no quería estar allí, pero no le dejaban salir, ya que temían que le pasara algo si salía solo.

Fernando tiene problemas en la vista. Dice que el médico le comentó que no podían hacer nada para resolverlo. También tiene pérdida de audición, lo que dificulta la comunicación. Tampoco tiene hábitos de higiene, su casa se encontraba en muy mal estado a pesar de que tenía un auxiliar de ayuda a domicilio, pero él nunca ha querido que nadie se inmiscuya en su vida. Él dice que se apaña muy bien solo., aunque los vecinos no opinan lo mismo.

Fernando nos lo ha dicho bien claro, al asilo no quiere ir. Está preocupado por su trabajo. Dice que está muy bien solo, que come por ahí, a veces en el bar, a veces un cocido barato, pero que con lo poco que le dan de pensión no le llega para más. Es un misterio en qué se gasta el dinero.

Tras seis meses, Fernando sigue en el albergue. Su casa ya está arreglada, pero no se lo han dicho. Su situación se ha presentado al juzgado y la fiscalía para declararlo incapaz, le nombren un tutor y lo ingresen en un Centro de Mayores, donde pueda estar bien atendido.

En cuanto a los problemas de la vista, el médico le dijo que un ojo lo tiene perdido, pero que del otro le pueden operar, y que además le iban a poner preferente en la lista de espera. Él está contento porque quiere que le operen y  poder ver.

Dentro de unos días tiene que volver al Juzgado para la incapacidad. El Centro no le ha dicho lo de la operación para que no llegue el día del juicio con la vista mejorada y el juez pueda pensar que ahora sí puede manejarse solo. Tampoco se ha hecho nada para trasladarlo a su casa por el mismo motivo. Y él no pregunta ni por su casa ni por cuándo va a salir de aquí. Parece estar peor que cuando vino.

 

Personas e instituciones implicadas:

-Fernando

-El trabajador social

-El albergue

-El juez

 

Dilema ético y principios:

Se vulnera el principio de autodeterminación, ya que no se respeta la decisión de Fernando de volver a su casa.

El trabajador social interviene en función de lo que él considera el bienestar del usuario, aunque para ello le tenga que mentir.

 

Posibles decisiones:

-Dejarle volver a su casa a pesar de no estar en las condiciones adecuadas.

-Dejarle en el albergue ocultándole la información.

Si le dejamos volver a su casa, seguirá en las mismas condiciones insalubres y posiblemente mal alimentado. También preocupa su salud, ya que todavía no le han operado de la vista y tiene pérdida de audición. Tenemos que tener en cuenta que cuando llegó al albergue tenía mucha ilusión por su trabajo, por su rutina.

Sin embargo, si permanece en el albergue y posteriormente le llevan a un Centro de Mayores, le estamos ocultando información respecto al estado de su casa y su salud. Todo ello para obtener por parte del juez la incapacidad de Fernando.

 

Laura Guerrero

 

La dependencia: 9 años de agonía abril 16, 2013

Filed under: MARTA — ROSA @ 10:12 am

Buenos días:

Soy Marta de la Torre, estudiante de Trabajo social en la UCM. Esta es mi primera publicación en el blog sobre envejecimiento y dependencia , y me ha surgido un dilema moral que quiero exponeros.

Actualmente, debido a la crisis que estamos sufriendo, la tramitación de la Ley de la Dependencia tarda hasta 9 años, el tiempo de tramitación aparece en la web de la Comunidad de Madrid, como indefinido¿Indefinido?¿Cuál es el concepto de Indefinido para la Comunidad de Madrid?. Es ilógico la tardanza de dicha tramitación. Hay plazas de residencias muertas del asco, plantas enteras  vacías. ¿Son necesarios 9 años de margen para ocupar una cama? Muchas personas dependientes, mayores… están desamparados, sin cubrir necesidades físicas y psíquicas , esperando a recibir una plaza en alguna residencia pública porque debido a la pensión que reciben no pueden permitirse una privada.

En la mayoría de casos cuando por fin termina esta interminable espera, los mayores o personas dependientes fallecen.

¿Cuál es el objetivo de esta espera? ¿Qué podemos hacer los Trabajadores Sociales ante dicha situación?

En esta situación podemos tramitar centros de día, parea que estas personas al menos  estén con otras personas en un lugar, que coman, que realicen actividades. Es decir mejorar un poco la calidad de vida, en cuanto a la Ley de Dependencia no se puede hacer nada, es la Administración la que lo gestiona. De aquí se deriva otro dilema, ¿La administración es el límite de un Trabajador Social?

He aquí mi aportación moral.

Un saludo;

Marta de la Torre