envejecimientoucm

DEPENDENCIA Y ENVEJECIMIENTO

La dependencia: 9 años de agonía abril 16, 2013

Filed under: MARTA — ROSA @ 10:12 am

Buenos días:

Soy Marta de la Torre, estudiante de Trabajo social en la UCM. Esta es mi primera publicación en el blog sobre envejecimiento y dependencia , y me ha surgido un dilema moral que quiero exponeros.

Actualmente, debido a la crisis que estamos sufriendo, la tramitación de la Ley de la Dependencia tarda hasta 9 años, el tiempo de tramitación aparece en la web de la Comunidad de Madrid, como indefinido¿Indefinido?¿Cuál es el concepto de Indefinido para la Comunidad de Madrid?. Es ilógico la tardanza de dicha tramitación. Hay plazas de residencias muertas del asco, plantas enteras  vacías. ¿Son necesarios 9 años de margen para ocupar una cama? Muchas personas dependientes, mayores… están desamparados, sin cubrir necesidades físicas y psíquicas , esperando a recibir una plaza en alguna residencia pública porque debido a la pensión que reciben no pueden permitirse una privada.

En la mayoría de casos cuando por fin termina esta interminable espera, los mayores o personas dependientes fallecen.

¿Cuál es el objetivo de esta espera? ¿Qué podemos hacer los Trabajadores Sociales ante dicha situación?

En esta situación podemos tramitar centros de día, parea que estas personas al menos  estén con otras personas en un lugar, que coman, que realicen actividades. Es decir mejorar un poco la calidad de vida, en cuanto a la Ley de Dependencia no se puede hacer nada, es la Administración la que lo gestiona. De aquí se deriva otro dilema, ¿La administración es el límite de un Trabajador Social?

He aquí mi aportación moral.

Un saludo;

Marta de la Torre

 

One Response to “La dependencia: 9 años de agonía”

  1. romyblaz Says:

    Es evidente, que debido a la burocratización del sistema (administración), este, ralentiza y obstaculiza el trabajo, de todas las personas, que estamos dentro de ella, tanto a nivel usuario, como a nivel profesional. Pero creo que el trabajo social, no solo se fundamenta en los recursos que nos proporciona la administración o los económicos; hay otras formas de “hacer”, la iniciativa de movimientos sociales (asociaciones, grupos, etc), que también es parte del trabajador social, en cuanto, a que tenemos que ser “motores de cambio”, de grupos de apoyo, de concienciación, de promover políticas públicas, de investigar; para que estas situaciones, no sólo se limiten a la espera de un mero recurso institucional, sino que además, existan y se generen nuevos recursos, que las personas somos capaces de crear, y que existan nuevas iniciativas, para poder paliar la difícil situación por la que atravesamos (no sólo me refiero a la crisis social, sino a la deriva pública, política, de descrédito, etc).

    Creo que el dilema que se plantea, no sólo es que hacer ante una demora, sino tú propia implicación como profesional, y hasta donde quieres llegar.

    Rosa


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s