envejecimientoucm

DEPENDENCIA Y ENVEJECIMIENTO

Ley de Dependencia mayo 21, 2013

Filed under: LAURA — ROSA @ 8:32 am

En una publicación anterior, Marta hablaba de la Ley de Dependencia, de su ineficacia a la hora de ser tramitada, de llegar tarde a los usuarios…

El pasado mes de abril, el programa de Cuatro, Callejeros, emitió un reportaje sobre personas dependientes.  Aquí os dejo el enlace:  http://www.cuatro.com/callejeros/Callejeros-Dependientes_2_1594455232.html

En él, José Manuel Ramírez (Presidente de la Asociación Estatal de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales) comenta que la Ley de Dependencia se aprobó en el 2006 para ofrecer una prestación o servicio a los usuarios, siendo estos financiados por las Comunidades Autónomas y por el Estado.

Pero nos encontramos ante el problema de los recortes. El Gobierno de Rajoy ha reducido 285 millones de euros de la partida destinada a ofrecer estos servicios.

En este reportaje nos encontramos con diferentes casos que han sufrido estos recortes. Vamos a ver algunos de ellos:

Carmen tiene 61 años, y padece esclerosis múltiple desde los 27. Tiene atrofia muscular y solo puede mover la cabeza.  Vive con una mujer de Bulgaria, siendo esta su cuidadora.  Esta afirma que no sabe muy bien cómo tiene que atenderla en algunas ocasiones.

Carmen tiene el grado máximo de dependencia. Solicitó la ayuda hace 5 años, pero hasta el año pasado no se la aprobaron. Comenzó recibiendo una prestación de 490 euros al mes. Actualmente tan solo ingresa 20 euros mensuales.

 

Dolores padece la enfermedad de Carcot-Marie-Tooth, al igual que su hija. Es una enfermedad degenerativa que atrofia los músculos. Vive sola, ya que su marido se encuentra en una residencia con una fase avanzada de Alzheimer. Por las mañanas van a su casa su sobrino y su hija para ayudarla a levantarse y asearla, y así poder ir a ver a su marido.

Dolores tiene un Grado 2, Nivel 2 de dependencia. Comenzó cobrando 163 euros. Más tarde se la redujeron a 143. Y actualmente recibe una prestación de 70 euros al mes.

 

Y así podemos contar otros casos que se encuentran en la misma situación. ¿Puede una persona costearse los servicios necesarios (medicinas, rehabilitación, residencias…) con 20 euros al mes? ¿Es necesario esperar tanto tiempo para recibir esta ayuda? Quizás llegue demasiado tarde.

 

Laura Guerrero

 

El señor X mayo 19, 2013

Filed under: ROSA — ROSA @ 9:23 am
  1. Información de identificación
  • Institución social

Centro de Baja Exigencia

  • Nombre (no se revelará el del cliente)

Señor X

  • Edad

70 años.

  • EC

Soltero.

  • Situación laboral

Percibe una pensión no contributiva de jubilación desde el 2008.

  • Derivación (quién, cómo y para qué)

Samur Social, a través de solicitud de plaza de emergencia en el Centro de Baja Exigencia . El motivo, es que debido a la edad, y a su dependencia al consumo de alcohol, y los problemas físicos y psíquicos que esta situación ha generado, se valora conveniente facilitar plaza al en el citado centro, para valorar posteriormente, desde central del Samur Social otras alternativas de intervención.

  •  Toda aquella información de identificación que requiera la institución

Centro de Baja exigencia de personas sin hogar, requiere estos informes para completar la información obtenida del usuario en cuestión:

  • Informe social del centro de acogida de San.
  • Historia clínica.
  • Informe tipo del Samur Social que es el que deriva (usuario, problema planteado, valoración técnica).
  1. Presentación de problema(s)/situación y antecedentes relevantes para la institución y para el caso. Además se indicará a) la visión del estudiante de la persona en situación y b) del cliente.

Se debe incluir la información relevante de la literatura que nos aporten explicaciones sobre el problema(s)/situación. Hombre de 70 años de edad con dependencia al consumo de alcohol, y los problemas físicos y psíquicos que esta situación ha generado. Ha estado gran parte de su vida institucionalizado lo cual le ha derivado en una gran dependencia hacia las instituciones sociales, en este caso se ha cronificado en la red de personas sin hogar. a)      Visión del estudiante: Debido a la actitud paternalista que se ha llevado a cabo con este usuario en el tiempo que llevo realizando las prácticas, he podido comprobar que su cronicidad ha ido en aumento tanto en el nivel de alcoholemia como en la perdida de habilidades sociales en cuanto aumenta su embriaguez. b)      Visión del cliente: Esta persona es consciente de su problema cuando está sobrio pero en cuanto comienza a beber pierde las habilidades sociales y entra en un bucle en el cual pide sus pertenencias, se orina encima y se vuelve agresivo verbalmente y dice sentirse como en una cárcel. En un primer momento se ha trabajado con él en el hecho de que pernocte en el recurso. No se han contemplado otro tipo de actuaciones salvo “engañar” diciéndole que iba a volver al recurso del que procedía (Centro de Acogida San), ya que de la residencia de mayores, donde estuvo un tiempo, se escapaba y produjo baja voluntaria. También se ha trabajado con él, el uso de la sala de reducción de daño (sala dentro del centro, en la cual se puede beber, pero solo lo acordado mediante contrato, con técnico del centro (trabajador/a social, educador/a social, o enfermera); pero sólo bebía aquí cuando le apetecía. El método que se está utilizando en la actualidad para intentar reducir el grado de alcoholemia de esta persona, es el método conductista, que se detalla en el punto E, de esta actividad.

  1. Información apropiada que ayude a clarificar/explicar el problema(s)/situación identificado.

Se deberá usar información de la literatura que ayude a explicar/analizar la afectación/contribución del cliente a los problemas/situación identificados. Situación familiar: Usuario que proviene de núcleo familiar desestructurado, caracterizado por la ausencia de su infancia, de figuras parentales; Es fruto de una relación no matrimonial, no existiendo reconocimiento legal por su padre biológico. Las dificultades de su madre en la asunción de las funciones de cuidad y crianza, motivaron su ingreso en el centro de acogida San, a la edad de 4 años. En 1982 durante una de las estancias del señor X, este coincide con su madre, lo que favoreció el restablecimiento de la relación materno filial, interrumpida durante su infancia, adolescencia y gran parte de su edad adulta. Durante 5 años y hasta el fallecimiento de su madre en 1998, el señor X convivió con ella en un piso de protección oficial, pero sus limitaciones para el desarrollo de una vida autónoma, propiciaron su retorno al Centro de San en 2002. Del núcleo familiar de origen y siempre según información transmitida por el usuario en sucesivas entrevistas, se conoce que su madre contrajo matrimonio años después de su nacimiento; Dicha relación se caracterizó, por una situación continuada de violencia de género. Es probable que fruto del matrimonio nacieran varios hijos, por lo que el señor X, tiene varios hermanos y hermanas con los que apenas ha mantenido relación a lo largo de su vida, y de los que los datos, que ha facilitado los profesionales del centro, son imprecisos y, por tanto, de difícil comprobación. Durante la intervención que se ha llevado con él, y siempre a petición suya se ha intentado establecer contacto con otros miembros de su familia extensa (primos; sobrinos, etc). Situación Formativo-Laboral: Nivel de estudios terminados: Acabó su proceso de escolarización en 1959, a la edad de 16 años; Dicho proceso, que tuvo lugar en diversos procesos en régimen de internado, finalizó con su incorporación al ejército, específicamente, en el cuerpo de la legión. Su etapa dentro del ejército se prorrogo hasta 1968, concluyendo su formación militar a la edad de 25 años. El itinerario de inserción socio laboral se ha caracterizado por la precariedad, ocupando empleos de escasa cualificación profesional, dentro del sector servicio, en la rama de hostelería (camarero). En 1975 se interrumpe su proceso de integración laboral, no teniéndose conocimiento desde entonces, de que haya ejercido actividad laboral dentro del mercado normalizado de trabajo. Dentro del proceso de intervención iniciado en su anterior centro no contemplaron objetivos orientados hacia la búsqueda activa de empleo ya que el usuario no manifestó interés por lo laboral. Situación económica: Perceptor de Pensión no Contributiva de Jubilación desde 2008 (357.70 €). Con anterioridad fue beneficiario de la prestación económica de la Renta Mínima de Inserción, cuyo seguimiento se realizó, a través del centro de atención social primaria del distrito de Carabanchel hasta que se empadronó en el anterior centro de personas sin hogar. Situación Sanitaria: Alcohólico crónico, ha iniciado tratamiento para su adicción en diversos dispositivos pertenecientes tanto a la red de salud mental como a las de adicciones. En 1984, según consta en su expediente social, se realizó un intento para su ingreso en la Unidad de Desintoxicación Alcohólica del antiguo Hospital Provincial, del cual fue rechazado. En el periodo comprendido entre 2002-2003, mantuvo adherencia al tratamiento psiquiátrico en el servicio de salud mental perteneciente al distrito de Moncloa, el cual abandonó. Durante el 2004, y como consecuencia de su incorporación al proyecto socioeducativo de su centro anterior, se logró su incorporación al CAP de Latina, donde inició un proceso de rehabilitación que propició su ingreso en febrero de 2007, a un recurso de apoyo al tratamiento (Comunidad Terapéutica), pero su escasa motivación al cambio, imposibilito su estancia en dicho recurso y, por tanto, la continuidad del proceso, regresando de nuevo al Centro de San el 9 de marzo de ese año. Si bien en momentos anteriores de la intervención, el señor X ha tenido capacidad para mantener largos periodos de abstinencia, durante los últimos dos años en el Centro de San y los dos siguientes en centros de personas sin hogar los profesionales que atendemos a este usuario, desde diferentes ámbitos (socio sanitario, ocupacional, educativo, asistencial, psicológico) han observado en él un incremento en la pauta del uso del alcohol, lo que ha evidenciado sus dificultades para el autocontrol, precisando de una intervención orientada, cada vez más, tanto a la contención institucional, como a la puesta en marcha de apoyos de carácter existencial. Esta situación de consumo activo, unido a su edad, ha repercutido en su estado de salud general, cada vez más deteriorado; Así en esta etapa de la intervención, se han incrementado sus ingresos hospitalarios, causados, principalmente, por caídas sufridas en la calle, como consecuencia de la ingesta de alcohol. Es habitual su acceso al centro con evidentes síntomas de consumo, por lo que cada vez se hace más necesario, y siempre como medida de protección (prevención de atragantamientos) evitar, en aquellos momentos en los que se observa que la ingesta de alcohol es elevada, que no haga uso del servicio de comedor del centro, lo que incide en su correcta alimentación y, por tanto, en su salud. Situación Social: El Señor X mantuvo su primer contacto institucional, del que no ha quedado constancia en el actual soporte informático del Centro de San, en  1947, a los cuatro años de edad, cuando es traído por su madre, al no poder asumir sola las funciones de cuidado y crianza del menor; desde entonces y hasta que alcanzó los 16 años de edad (1959) permaneció institucionalizado en régimen de internado en diversos colegios, en los que completó su proceso de escolarización. Esta situación finalizó con su incorporación al Ejército, en el Cuerpo de la Legión Española, de la que se licenció en 1968 a la edad de 25 años. El período comprendido entre 1968-1975, es único de su vida , del que se tiene  en  constancia de su   incorporación al mercado normalizado de trabajo. Así, durante  esta etapa  obtuvo medios económicos  provenientes del ejercicio de su actividad laboral, como camarero, lo que le permitió el desarrollo de una vida autónoma. A partir ese año, 1975, su itinerario de inserción laboral se interrumpe definitivamente, motivado , en gran media por su dependencia alcohólica, la cuál se fue agravando progresivamente, impregnando todas las esferas de su vida, con la consiguiente repercusión sobre su salud ,cada vez más deteriorada. Durante la segunda mitad de la  década de los años 70 y siempre  según información transmitida por el usuario, en entrevistas mantenidas con diversos profesionales del Centro de San,  permaneció privado de libertad por la comisión de delitos contra la propiedad (participó como miembro de una banda organizada , en diversos atracos a entidades bancarias, si bien no ha podido ser contrastado). En 1982  se produce el  primer contacto institucional  del señor X en vida adulta; Desde entonces y hasta 1993 , aunque si bien tuvo sucesivas entradas y salidas, se consiguió su estabilización en el Centro de San, siendo cada vez más prolongadas sus estancias en el mismo, coincidiendo  en una de ellas con su madre , lo que propició la recuperación se la relación materno-filial. La concesión en 1993  a la madre del Señor X  de una Vivienda de Protección Oficial de Titularidad de la Comunidad de Madrid ,en régimen de alquiler, favoreció la desvinculación institucional de ambos, iniciándose así una convivencia que termina en 1998 con el fallecimiento de ésta ( en el expediente social del Centro de San apenas se recoge información escrita de la estancia del señor X en el  período comprendido entre 1982-93). Durante cuatro años más continuó residiendo en la vivienda  pero su dependencia alcohólica, para la que  no realizaba   tratamiento, junto con sus carencias afectivas; insuficiencia de recursos económicos y  la ausencia de soportes familiares y sociales evidenciaron sus dificultades para la continuidad de una vida alternativa a la institucionalización, siendo necesario su retorno  al Centro de San. En el período comprendido entre  1998-2002 el señor X, no pudo asumir las responsabilidades del mantenimiento de la vivienda (pago  del alquiler; realización de tareas domésticas),permitiendo que fuera ocupada por un grupo familiar de etnia gitana, que finalmente le expulsa , quedando en situación de calle. En Junio de 2002 retoma el contacto institucional, manteniendo, desde entonces , su vinculación con el Centro de San, la cuál sólo se ha visto interrumpida en momentos puntuales de la intervención. En Diciembre de 2003 fue derivado a Residencia de Mayores, la cuál abandonó un mes después debido a sus dificultades de adaptación al dispositivo; en 2007 y  en el marco de la intervención seguida con él a través del  CAD (Centro de Atención a Drogodependiente) de Latina, se incorporó a  Comunidad Terapéutica, no finalizando con éxito el programa ,permaneciendo desde entonces de forma estable en la Institución. Para facilitar el  acompañamiento  social del señor X en el Centro de San, en 2004 se valoró su derivación al Proyecto Socioeducativo  del Centro de San; Así, durante una parte del proceso de  intervención seguido con el usuario, éste ha contado con la figura de un Educador Social que ha realizado tareas de apoyo en diferentes áreas: Económica (organización y administración de sus ingresos económicos…);  Sanitaria ( apoyo en el seguimiento de su  salud; acompañamiento a recursos de tratamiento para  su adicción; motivación para la reducción del consumo…) y Ocupacional (adecuada utilización de tiempo de ocio). Como consecuencia de la involución que se ha observado en su situación , la cuál se ha agravado en los dos últimos años, se consideró más adecuado  modificar los objetivos de trabajo con el usuario, dotando a la intervención de un contenido  orientando  cada vez más a la reducción del daño ; la contención institucional y la baja exigencia  . Esto se ha evidenciado, en el marco  la intervención, en la asignación,  dentro del Proyecto Socioeducativo de la figura de un Monitor en  sustitución  de la del   Educador; Así el señor X cuenta con el apoyo de éste en tareas con un mayor contenido asistencial y centradas, principalmente,  en el desarrollo de las actividades básicas e instrumentales de la vida diaria para las que el señor X no cuenta con autonomía suficiente para  realizarlas por si solo (supervisión de la práctica diaria de la higiene; organización de entorno ; administración económica; recordatorio y acompañamiento a citas con otros profesionales; realización , con su consentimiento, de compras cotidianas, como tabaco, para evitar su salida del centro…) Durante los dos últimos años, se ha reducido tanto su nivel de participación en  actividades  intra y  extra institucionales, como  la frecuencia con al que asiste a entrevistas con los profesionales  de referencia del centro, siendo la atención  sanitaria la que  está teniendo un mayor peso en el proceso de   intervención. Debido a todo lo anterior, se organizó un traslado al Centro de Baja Exigencia , haciéndose efectivo este, el 6 de agosto de 2012 y pasando a plaza normalizada el 10 del mismo mes. El principal objetivo de trabajo en el momento del proceso en el que el señor X se encuentra,  se orienta principalmente a  la contención institucional, ya que la única motivación del usuario para salir del centro es la ingesta de alcohol, por ello se acordó con él la  limitación de   salidas  , siendo en la actualidad vinculado a un contrato para facilitar habilidades de autocontrol, ya que anteriormente la falta de autocontrol genera dificultades para garantizar su permanencia en el centro, siendo  habitual verle por las inmediaciones del mismo junto  con  otros usuarios, también en situación de consumo activo . Cada vez es más necesaria su atención en la calle por los Servicios de Emergencia , principalmente,  SAMUR PC. Mi reflexión acerca del problema/situación es la siguiente: Debido al trato recibido a lo largo de toda su vida, el señor X ha tenido un trato muy paternalista, asistencial, no se han fortalecido sus habilidades sociales a tiempo, y no se ha podido desvincular del circuito del personal sin hogar de una manera efectiva. Si se hubieran utilizado modelos éticos como el de Damian Salcedo o el de Francisco, J. Bermejo en los cuales no solo se valora, el problema en si sino las posibles soluciones y las respuestas a estas por parte del usuario y hacen que este se involucre en las mismas. Creo que se hubiera conseguido un resultado distinto. En cuanto al modelo de trabajo social en los últimos cuatro años, ha sido de tipo conductista y por tanto en cuanto se pierde el refuerzo tanto positivo como negativo, el sujeto, en este caso el señor X pierde el objetivo de la intervención y vuelve a la situación anterior.

  1. Valoración diagnóstica.

Debe ser clarificado quién tiene qué problema/situación y qué lo ha causado(s) y el potencial de cambio en relación a la persona, el problema/situación y el medio. Se deberá indicar las fortalezas y debilidades del cliente. La valoración diagnóstica debe evidenciar la integración del conocimiento obtenido de la literatura y de la práctica realizada. Usuario de 70 años en el que la ausencia , desde su infancia, de un núcleo de convivencia estable, unido a la carencia de habilidades personales y sociales que le permitan el desarrollo de una vida autónoma, ha dado lugar a una trayectoria  de   dependencia institucional de larga evolución. Todo ello agravado por su alcoholismo crónico y sus dificultades para el control de la abstinencia, lo que está repercutiendo en su estado de salud, hace que se encuentre en un proceso consolidado de exclusión social. Fortalezas y debilidades del cliente: Fortalezas: Reconocimiento de su problema de alcoholismo y petición de ayuda. En estado sobrio es una persona educada, colaboradora, se compromete y reconoce lo anteriormente citado. Debilidades: En cuanto está inactivo o no tiene un profesional detrás se refugia en el alcohol y una vez que ha consumido entra en un bucle del que es muy difícil salir además de sufrir repetidas caídas y ser agresivo verbalmente. El alcoholismo ya se ha reconocido como una enfermedad por la OMS, el señor X debido a esta patología ha sufrido numerosos traumatismos craneoencefálicos y es probable que sufra incontinencia urinaria debido a este motivo. Es probable, que debido a esta cronicidad etílica esté empezando a sufrir demencias del tipo manía persecutorias y otras y pueda derivar en un síndrome de Korsakov.

  1. Planificación de la intervención.

Objetivos del trabajador social y del cliente a corto y largo plazo. Intervenciones para conseguir los objetivos y evaluación de las intervenciones: PROCESO DE  INTERVENCION DESARROLLADO  CENTRO DE BAJA EXIGENCIA Dentro del proceso de  intervención seguido con el señor X se han propuesto los siguientes objetivos de trabajo:

  1. Facilitar el acceso a recursos económicos reglados: Preceptor de Pensión No Contributiva de Jubilación.
  2. Tramitar documentación Administrativa Básica: DNI , Tarjeta Sanitaria de Pensionista, y empadronamiento.
  3. Apoyar  el seguimiento médico su salud: Dentro de las actuaciones desarrolladas para el logro de este objetivo  se encuentra tanto la supervisión que realiza el Equipo Sanitario del Centro de Baja Exigencia, como el recordatorio y acompañamiento por profesionales del Centro a recursos sanitarios de referencia(Centros de Atención Primaria y de Especialidades y Hospital de Zona).
  4. Fomentar la reducción del consumo de alcohol: Si bien se han conseguido  largos períodos de abstinencia  en diferentes momentos de la intervención, en la actualidad, y como consecuencia de  las dificultades de autocontrol , mantiene una pauta activa de consumo lo que está  repercutiendo en otras esferas de su vida, evidenciándose  en un progresivo deterioro de su salud .Como apoyo a la reducción de la ingesta, en el contexto de la  intervención se tomó como medida, consensuada con  el usuario, la limitación de salidas del Centro la cuál incumple de forma reiterada , siendo difícil la contención institucional.
  5. Favorecer su incorporación y adherencia a dispositivos de tratamiento para su adicción: Como ya se ha indicado ha sido usuario del CAD de Latina así como del Servicio de Salud Mental de referencia, pero su falta de motivación al cambio ha propiciado el  abandono del tratamiento.
  6. Trabajar la motivación hacia la continuidad de tratamiento psicológico: el señor X, valora  positivamente  el apoyo que el Centro le ofrece, si bien,  la frecuencia con la que  asiste a entrevistas  de seguimiento  con su profesional de referencia es irregular.
  7. Promover una ocupación adecuada del Ocio y Tiempo Libre:  Para la consecución  de este objetivo, se favoreció su  incorporación  al Programa de Terapia Ocupacional y de Educación Social, lo que permitió su derivación a recursos externos; así acudió tanto a la Escuela de Adultos, como a los Talleres Ocupacionales . Su situación de consumo activo no hizo  viable la permanencia en dichos recursos.
  8. Potenciar el desarrollo de relaciones sociales en contextos de mayor normalización: Dentro de las actuaciones contempladas para el logro de este objetivo, como se ha indicado , se favoreció su derivación a recursos de carácter  ocupacional , que abandonó con posterioridad. Actualmente la red de apoyo informal de señor X, se centra en su  relación  con otros usuarios de Centro de Baja Exigencia, siendo su nexo de unión la consumo  de alcohol.
  9. Favorecer su incorporación a alternativas de alojamiento pertenecientes  a otras redes de protección : Su edad, mayor de 65 años, ha posibilitado  la tramitación, iniciada en 2008, de su solicitud de plaza en Residencia  de Mayores de la Comunidad de Madrid. Tiene reconocida la situación de dependencia desde Junio de 2010 en Grado II Nivel 1  .Se encuentra en lista de espera para la adjudicación de plaza desde Junio de 2010, habiéndosele reconocido en el PIA la  necesidad de atención residencial. Los profesionales que atendemos a este usuario, por el momento del proceso en el que se encuentra, no valoramos adecuada su incorporación a corto  plazo a este tipo de recurso, dirigido tanto  a la población general  como  a la utilización normalizada  de la Red de Mayores, al no poder prestar la atención especializada que el señor X continua  precisando(contención institucional; apoyo en actividades instrumentales de la vida diaria, como  administración económica, acompañamiento en sus salidas fuera del  recurso para prevenir  ingesta de alcohol; flexibilidad en la utilización  del recursos para evitar la  pérdida de la plaza…).

  En la actualidad, se ha firmado el siguiente contrato, a petición del usuario, para dejar el consumo de alcohol. Y como reflexión de múltiples entrevistas, con distintos profesionales del centro, para que pueda permacer en el mismo. – Cada día se le entregará al usuario 14  vales que podrá canjear por medio vaso de vino blanco en la sala de consumo. Se recogerán los vales no utilizados al finalizar el día para saber cuánto ha consumido. – Se mezclará cada vaso de vino con aquarius de naranja. El usuario llevará a cabo diferentes tareas durante el día con ayuda del equipo: – Ejercicios fotocopiables que hará en la sala de consumo. Solo podrá utilizar la sala de consumo para realizar los ejercicios durante una semana, después tendrá que realizarlos en el hall. – Preparación de los cubiertos para la comida. – Destrucción de papel con la máquina destinada a ello. – Comenzará a asistir al gimnasio a realizar actividades motrices. – Acudirá a unas sesiones de talleres para probar. – Los fines de semana bajará al ropero para mantener el orden del mismo. Si incumpliera la mediada de no salir del centro se le  reducirá a la mitad la asignación económica del día. Si saliera del centro, un profesional irá a buscarle. En caso de no salir del centro, realizar las actividades y presentar un correcto comportamiento se le reforzará con 5 cigarros si se le acaba el tabaco. Si el caso está cerrado, deberá incluirse información sobre los resultados, cómo se han evaluado los resultados y cualquier seguimiento realizado. Si el caso está abierto, señala el plan para evaluarlo se presentará el plan para evaluarlo. El estudiante debe estar preparado para defender sus conclusiones y acciones. Esta situación, presentación de contenido y profesional,  es una forma de que la clase entera aprenda y ayuda a estimular el pensamiento en relación al caso. La nota se basará en la minuciosidad de la exposición, integración de la literatura y la claridad y organización el estilo de presentación (uso de lenguaje profesional, tono, proyección de voz, contacto visual,…). Me parece una intervención tardía y a destiempo , no se si se conseguirán objetivos, llegados a este momento, ya que la cronicidad de la situación de este usuario es muy larga en el tiempo. Por otro lado, creo que sino se intenta nada, tampoco se va a conseguir nada, y si  la forma de conseguir algo, es a través del conductismo, aunque no soy muy forofa del mismo, creo que es una forma de intervenir, que aunque sea a corto plazo, puede dar algún tipo de resultado; eso sí, siempre que se mantenga en el tiempo, ya que en cuanto se pierden los refuerzos, el usuario, vuelve a su conducta anterior. Rosa

 

Llamada telefónica mayo 18, 2013

Filed under: ROSA — ROSA @ 12:41 pm
1.- Presenta un dilema ético.
Solicitud de llamada de teléfono a un familiar, que no sabe nada del usuario  desde hace muchos años.

El usuario es una persona de 70 años, que ha sufrido un ICTUS cerebral, y que tiene dañada la memoria a largo plazo. Dice recordar, que hace una semana que ha hablado con su familia, cuando lleva más de 10 años, sin establecer contacto con la misma. Este usuario no está incapacitado judicialmente, y el resto de sus funciones cerebrales funcionan correctamente.

 

2.-Dilemas éticos en conflicto.
  • El principio de confidencialidad. Este principio es importante, ya que la familia no puede estar de acuerdo con que el usuario, se ponga en contacto con ellos.
  • El principio de autonomía y de autodeterminación. Estos dos principios entran en conflicto con el anterior, debido a que el usuario, tiene derecho a ejercitar sus derechos y libertad en sus acciones, así como, a tomar una decisión sin influencia de factores externos.

 

3.- Señala el proceso de resolución/gestión.

Resolución:

Desde los distintos puntos de vista, se ha evaluado el conflicto en el que se podría entrar si el usuario llama directamente a su familiar. Por lo que, se ha decidido que sea el trabajador social quien realice la llamada previamente concienciando al usuario de que puede ser rechazado por su familia. Se ha valorado la Ley de Protección de Datos y el derecho o violabilidad que el familiar puede tener y que puede ser vulnerado por el hecho de mantener su identidad en secreto.

Gestión:

Se ha realizado la llamada a través del trabajador social al familiar en cuestión, se le ha puesto en antecedentes del caso y este ha accedido a hablar con el usuario solicitante.

 4.- Notas y comentarios.

En otro caso de similares características, en otro centro de cercanía al centro, esto no se realizó de este modo y se le facilitó al usuario el teléfono del familiar, lo cual conllevó una posterior intervención, de este dado, que los familiares no querían tener contacto con el usuario y rogaron expresamente que esto se respetara.

Si se hubieran utilizado el modelo bioético de Levy o el modelo de principio de autonomía de Lowenberg y Dolgoff y de Frederic G. Reamer en los cuales no solo se tiene en cuenta la visión del usuario y del trabajador social, sino de todas las personas implicadas en el mismo, así como las identidades que entraran en conflicto y las posibles consecuencias, esto se hubiese realizado de otra manera.

Rosa

 

Dilema en el hospital

Filed under: ROSA — ROSA @ 12:00 pm

EXPOSICIÓN DEL CASO

En la unidad de cuidados paliativos del hospital , ingresó hace un mes y medio un paciente de 53 años, llamado Javier , diagnosticado de VIH, Hepatitis, EPOC, etc. Este paciente es soltero, sin hijos y vive solo en un piso de su propiedad y en buenas condiciones de habitabilidad. Así mismo, percibe una pensión bastante alta y por lo que no tiene problemas económicos. Mantiene una buena relación con todos sus hermanos, que son 5 en total, quienes le visitan constantemente al hospital, aunque tiene problemas con algunos debido a la decisión de Javier, pese a las recomendaciones médicas y de sus allegados de irse a su casa hasta que se ponga peor y vuelva al hospital, ya que mantiene que es consciente de que le queda poco tiempo de vida y de que quiere disfrutar de ella lo mejor posible.
Javier solicita una entrevista con la trabajadora social con el fin de que le ayude a irse a su casa, en las mejores condiciones posibles y para que medie con su familia, con el fin de que no se interpongan en su decisión.

DILEMA

Dejamos que Javier se marche a su casa a pesar de que su estado de salud no le va a permitir estar en buenas condiciones, o le convencemos de que no debe marcharse, y se lo impedimos con una hospitalización involuntaria, ya que él, al ser consciente, puede tomar sus propias decisiones y puede pedir el alta voluntaria.

PROCESO DE RESOLUCIÓN/ GESTIÓN SEGÚN EL MODELO DE J.BERMEJO

Primera parte:

Narración de los hechos: En la unidad de cuidados paliativos del hospital, ingresó hace un mes y medio un paciente de 53 años, llamado Javier , diagnosticado de VIH, Hepatitis, EPOC, etc. Este paciente es soltero, sin hijos y vive solo en un piso de su propiedad y en buenas condiciones de habitabilidad. Así mismo, percibe una pensión bastante alta y por lo que no tiene problemas económicos. Mantiene una buena relación con todos sus hermanos, que son 5 en total, quienes le visitan constantemente al hospital, aunque tiene problemas con algunos debido a la decisión de Javier, pese a las recomendaciones médicas y de sus allegados de irse a su casa hasta que se ponga peor y vuelva al hospital, ya que mantiene que es consciente de que le queda poco tiempo de vida y de que quiere disfrutar de ella lo mejor posible.
Identificar los datos relevantes del caso: Que la vida de Javier es limitada y quiere vivir lo que le queda en su casa, que sus hermanos no quieren debido a su delicado estado de salud y el médico tampoco le da el visto bueno a su decisión.
Identificar la naturaleza del problema ético: Dejamos que Javier se marche a su casa a pesar de que su estado de salud no le va a permitir estar en buenas condiciones, respetando su derecho a la autodeterminación, ya que tiene capacidad de decisión porque está consciente, o por el contrario le convencemos de que no debe marcharse, y se lo impedimos con una hospitalización involuntaria.
Identificar a los afectados por el problema y los motivos de su acción: los principales afectados son sus hermanos, que quieren lo mejor para Javier y tienen miedo de que vaya a su casa por si le pasa algo y está solo.
Generar alternativas posibles:
– Intervenir directamente: actuar como mediadora con su familia y permitir que se vaya a su casa pero con una persona interna, ya que no tiene problemas económicos, e instalarle en su domicilio teleasistencia, así como informar al equipo médico de su centro de salud para que en el momento en el que se ponga peor lo trasladen de nuevo al hospital.

– No intervenir.

– No intervenir directamente: empeorar la situación.

Considerar las dificultades de la puesta en práctica de tales alternativas:
– Si se interviene directamente: Que sus hermanos no estén de acuerdo y se produzca un conflicto con Javier.

– Si no se interviene: no se cumplan los derechos fundamentales de la persona, ni el código deontológico del trabajo social.

– Si no se interviene directamente: conflicto con el paciente.

Segunda parte:

Valoración ética y toma de decisiones: se intervendrá directamente con el paciente y con su familia.
ü Sistema de referencia moral: que el paciente determina como quiere vivir su vida de manera que se respete su derecho a la autodeterminación.

ü Principios morales:

Corrección subjetiva: que no está en condiciones de irse a su casa debido a su estado de salud, aunque tiene derecho a elegir lo que quiere hacer.
Corrección objetiva: lo principal es el bienestar del paciente y este depende de si se puede ir a casa o no.
Jerarquización prima facie: se prioriza el derecho del paciente a la autonomía y autodeterminación, ya que es un derecho fundamental de la persona.
Consecuencias morales:
ü Consecuencias subjetivas:

Satisfacción personal ya que estoy haciendo que se cumpla el derecho a la autodeterminación del paciente y conseguir así su bienestar.
Se produzca un conflicto familiar agravado por mi decisión.
ü Consecuencias objetivas:

Que mejore la relación familiar al comprender lo que lleva al paciente a tener esa petición.
Que el paciente fallezca en su domicilio sin los cuidados necesarios y sin la protección de su familia.
La toma de decisión moral:
Decisión final es respetar el derecho de la autodeterminación y ayudarle como mediadora con su familia así como facilitarle los medios técnicos, y de personal necesarios para cuando decida irse a su domicilio que lo haga en las mejores condiciones posibles.

Rosa

 

Caso maltrato mayo 17, 2013

Filed under: LAURA — ROSA @ 12:33 pm

Al ver el siguiente caso, me acordé de las veces que hemos hablado en clase de un dilema ético. ¿Qué hacemos ante una situación de maltrato o ante o un posible maltrato?

 

Elena, de 62 años, acude a un centro de salud mental derivada por su médico de atención primaria, que le diagnostica depresión. Elena ya había recibido tratamiento con antidepresivos y ansiolíticos tres meses antes, pero no se habían observado mejorías significativas.

Elena trabajaba como auxiliar administrativo. Lleva casada con Alfonso (profesor de Literatura jubilado) desde los 25 años y tienen un hijo de 36. Ella es la mayor de dos hermanas.

En la consulta del médico, Elena describe de manera inespecífica  sus síntomas, diciendo que se encuentra cansada, triste y con malestar en varias partes de su cuerpo, y no sabe decir desde cuando se siente así. Sin embargo, anteriormente, era una persona alegre, sociable.

En la exploración se observan sentimientos de vacío, desesperanza, ideas de muerte ocasionalmente, insomnio, etc.

En la entrevista con el trabajador social, se describe además un consumo de alcohol desde hace unos cuatro años y periodos largos en los que jugaba al bingo diariamente en los últimos dos años.

Más adelante, se descubre que además de todos los problemas mencionados anteriormente, tiene insatisfacción y frustración en el matrimonio con su marido, ya que desde el principio de la convivencia ha sufrido humillaciones, insultos y amenazas. Y hasta en cuatro ocasiones la ha agredido físicamente (aunque la última vez fue hace cuatro años). Ella ha pensado varias veces en separarse pero tiene miedo de las consecuencias que pueda haber, y además ella se sentiría culpable por no haber sabido cuidar de su matrimonio. También añade que llevan muchos años juntos, que no sabe estar sola y la preocupa el qué dirán.

 

Aquí nos encontramos ante Elena. Una mujer maltratada, aunque hace cuatro años que la agredió por última vez, confiesa que sufre humillaciones, insultos y amenazas. Ella quiere separarse de Alfonso, pero no se anima a dar el paso, simplemente por lo que pueda pasar a su alrededor.

Además, hay que incluir los problemas de juego y alcohol. ¿Ha llegado a esta situación por la relación con su marido?

También tendríamos que ver la relación que mantiene con su hermana y su hijo, el apoyo que recibe ante esta situación (suponiendo que sean conscientes de esta).

¿Qué tendría que hace el trabajador social? ¿Aconsejarla que se separe y le denuncie? ¿Respetar su decisión?

En este caso Elena se ha planteado separarse, quizá necesita tener a alguien a su lado en quien confiar y que se sienta apoyada y respaldada.

 

Laura Guerrero

 

EL TRABAJO SOCIAL  Y LA EXTERNALIZACIÓN DE LOS mayo 16, 2013

Filed under: BELÉN,Uncategorized — ROSA @ 10:09 pm

EL TRABAJO SOCIAL  Y LA EXTERNALIZACIÓN DE LOS SERVICIOS DE AYUDA A LA DEPENDENCIA.

 

El informe del caso es el siguiente:

 

Gregorio:

Hombre de 69 años, soltero, vivía solo pero en la actualidad vive en el mismo domicilio junto a él  una sobrina  y el hijo menor de ésta.

Anteriormente, el usuario no mantenía ningún tipo de contacto con sus familiares, pero por motivos económicos y porque la casa pertenecía  a sus padres ésta, ha decidido ocupar la casa propiedad de su padre y del usuario.

 

El usuario tiene problemas de movilidad  ya que, tiene artrosis en las rodillas y padece la enfermedad del Parkinson, esto le imposibilita la realización de muchas de las actividades básicas de la vida diaria.

Siempre ha tenido como red de apoyo principal a las vecinas, que se ocupan de sus cuidados y de algunas tareas.

 

A mi llegada al domicilio este me comenta que la relación que mantiene con la sobrina y con el hijo de ésta es distante y tensa. La sobrina no aporta ningún tipo de ingreso económico para el mantenimiento de la casa y tampoco  presta ayuda y cuidados a su tío.

 

El usuario se encuentra en espera de ser valorado por los profesionales de dependencia, para la prestación del SAD (Servicio de Ayuda a Domicilio).

Gregorio fue derivado a UCALSA (Servicio de Comida a Domicilio) de forma urgente tras haber salido del hospital por haber sufrido un accidente, en las escaleras del portal que dan acceso al domicilio.

 

El usuario tiene de renta media per cápita  693€, pero la pensión que percibe mensualmente es de 600€.

 

El baremo establecido en el pliego de condiciones por el Ayuntamiento de Madrid para las aportaciones de los usuarios según la RMPC por el servicio prestado por UCALSA  es:

 

Hasta 257,56………………………  0.59

Desde 257.57 hasta 283.38…………0.88

Desde 283.39 hasta 325.88…………1.29

Desde 325.89 hasta 374.73…………1.82

Desde 374.74 hasta 439.39………….2.53

Desde 439.40 hasta 512.32………….3.41

Desde 512.33 hasta 599.93………….4.52

Desde 599.94  en adelante…………   5.64

 

Según este baremo la aportación que debe hacer Gregorio por la prestación del servicio es de 5.64.  Como recibe comida los siete días de la semana, el coste total  por el servicio es de 170€.

 

A mi llegada al domicilio,  el usuario me comenta que le resulta imposible hacer frente a este gasto mensual, ya que, solo le damos el menú de la comida pero que la cena y el desayuno debe costeárselo él y que debido a la actual situación, le resulta económicamente imposible, pero que a la vez no puede prescindir del servicio debido a que el no está capacitado para hacerse la comida y que tampoco, tiene a nadie que le pueda prepara la comida diariamente.

 

El dilema ético que se me plante ante este caso como trabajadora social es el siguiente.

 

La empresa UCALSA ofrece contratos privados a los clientes por un coste inferior al que se le ofrecen a los usuarios que acceden al servicio de forma pública, es decir, a través de los Servicios Sociales del distrito al que pertenezca el usuario. El coste del menú diario de forma privado es de 4€.

Ante la situación económica de Gregorio se me plantea como solución ofrecerle el servicio de forma privada, pero esto no es posible ya que, el Ayuntamiento de Madrid ha otorgado la gestión y la prestación de este servicio a UCALSA con el requisito de ofrecer este servicio única y exclusivamente a los usuarios que sean derivados desde los Servicios Sociales.

Respecto a la lealtad del trabajador social frente a la institución de la que forma parte, me resulta ambigua ya que, no se si es UCALSA o el Ayuntamiento de Madrid, que es el que solicita el servicio siendo este, el principal y el supuesto único cliente de la empresa.

Las dos opciones que se me plantean son las siguientes:

 

– Ofrezco el servicio de forma privada al usuario, con el objetivo de que pueda costearse el servicio y así ser cubierta esta necesidad.

 

– No se lo ofrezco debido a que, si el  Ayuntamiento de Madrid se entera de que UCALSA está ofreciendo el servicio para  su propio beneficio, la empresa de la que yo formo parte sería multada y ya no podría ofertar el servicio de forma privada.

 

Otras cuestiones que se me plantean respecto a este situación son:

 

 ¿Es ético el comportamiento de la empresa?

 

¿Es adecuado  el coste establecido según la RMPC del usuario sin llegar a tener en cuenta la situación real del usuario?

 

¿La externalización es ética, rentable  y positiva para el mantenimiento de los servicios públicos?

 

 

 

 

Caso Francisco mayo 14, 2013

Filed under: Laura García — ROSA @ 10:12 am

caso-clinico-meningoencefalitis-inmunodeprimi-T-tIYvZF[1]

Francisco de 66 años de edad ingresa en la residencia por emergencia social procedente del Hospital xhy.

Francisco se ha dedicado toda la vida al negocio de la zapatería que cerró cuando se jubiló. En el aspecto sociofamiliar tiene dos hermanas en el extranjero, de las cuales no sabe nada, un hermano y su cuñada que estos dos últimos son quien le acompaña el día del ingreso en nuestro centro. Se muestran colaboradores en la entrevista y están preocupados por la situación de Francisco.

El usuario vivía en su casa solo, su familia le iba a visitar esporádicamente. La vida de Francisco era muy monótona, se levantaba se iba al bar hasta que perdía la consciencia, en diferentes ocasiones dormía en la calle por no saber llegar a casa y en otras ocasiones dormía en el calabozo por haber sido encontrado en situaciones de embriaguez y escándalo por la policía.

Llega a nuestro centro  con una demencia por alcoholismo, en silla de ruedas tras una operación de cadera por la que estuvo ingresado en el Hospital de procedencia durante dos meses, motivo de una borrachera, la cual le llevó a caerse y a romperse la cadera y unas cuantas costillas. Desde el mismo Hospital inician los trámites de una residencia por emergencia e inician también una incapacitación para Francisco.

El usuario padece diabetes, deshidratación, dismetría en los miembros inferiores, la cual le obliga a llevar un zapato de alza de unos 30 cm, demencia por alcoholismo, es fumador activo y tiene problemas de respiración.

Los objetivos que se plantea la residencia son:

–          Control de la diabetes, a través de la ingesta de medicación y control de comidas

–          Mejorar la hidratación

–          Favorecer el relanzamiento de la demencia a través de ejercicios de cognición y memoria

–          Rehabilitación motora

–          Reducción o cese del ejercicio de fumar para mejorar sus problemas de respiración

El día del ingreso la familia nos cuenta que tiene tendencia al vagabundeo y a escaparse ya que con el alza del zapato se maneja muy bien y una vez que se haya recuperado de la cadera podría escaparse, por ello el Hospital inició los trámites de incapacitación para conseguir un internamiento involuntario para el usuario.

Cuando se realiza el ingreso del nuevo usuario, mi tutora me comenta que escriba al equipo multiprofesional de la residencia de la situación de escapismo del usuario, que solo se le podrá dar el alza para que la fisioterapeuta trabaje con él.

  1. Se plantea un dilema ético:

 

–          Darle el alza del zapato

–          No darle el alza del zapato

 

 

  1. Identificar los principios  éticos en conflicto

 

Los principios éticos en conflicto en este caso son, el principio de autodeterminación del individuo, el usuario puede  tomar las decisiones que él crea oportunas y nuestros tenemos que respetar esas decisiones, pero también, nosotros podemos estimular y activar la capacidad potencial de los individuos para dirigirse a sí mismos y mejorar su situación.

 

Frente al principio de bienestar del individuo.

 

  1.  Identificar los individuos, grupos y organizaciones afectadas por la decisión ética:

– Francisco

– Trabajadora social

– Equipo multiprofesional

– Familia

4. Posibles  Soluciones y consecuencias

– Si decido darle el alza y respetar el principio de autodeterminación, el usuario podría salir del centro, se podría perder ya que no se conoce el barrio, se podría emborrachar ya que con la medicación que toma para su demencia con un simple sorbo de alcohol podría tener muchas consecuencias, podría caerse y volver al Hospital y nosotros tendríamos un problema con la familia ya que no han firmado la solicitud de salida del centro al usuario.

– Si decido seguir con el principio de bienestar, a mi juicio, el usuario estaría mejor sin el alza, así me cubro las espaldas de que no se escape, de que no se pierda, de que no consuma alcohol pero realmente no consigo del todo el bienestar del usuario ya que si analizamos realmente la palabra bienestar es la mejora en todos los aspectos y le estoy privando de su recuperación al andar, estoy retrasando la autonomía del residente y conseguiría empeorar la calidad de vida del usuario, ya que si no entrena el volver a andar se podría quedar postrado en la silla de ruedas por no ejercitar sus piernas.

5. Consultar con otros colegas y expertos.

Consultaría con el equipo multiprofesional del centro para valorar la solución al problema de darle o no el alza para que pueda caminar.

Podría conocer las consecuencias de no darle el alza, desde otras perspectivas no sociales como las médicas, físicas y psicológicas, los resultados negativos a futuro que podrían aparecer en el residente.

 6. Tomar la decisión y documentar el proceso seguido

La decisión que tomaría es de darle el alza para que poco a poco entrene su caminar, y así en un futuro consiga volver a andar como anteriormente o sino de la mejor forma posible. Realizaría entrevistas con Francisco para que él entienda realmente el motivo por el cual tiene que permanecer en la residencia, ya que allí le controlan la diabetes, le dan de comer, mejoran su calidad de vida haciendo tanto ejercicios físicos como a nivel de cognición y memoria, le atienden a la perfección, le mantienen aseado, le distraen con actividades lúdicas, culturales, no tiene que realizar comidas o hacerse la cama…

 

Laura García

 

Autoridad y práctica profesional

Filed under: Laura García — ROSA @ 10:07 am

imagesCAQJG4NF

El otro día hablando sobre la autoridad y el poder del trabajador social en clase, empecé a pensar y darle vueltas a la cabeza sobre el tema.

Llegué a la conclusión de que un trabajador social en el campo de envejecimiento y dependencia es claro el futuro profesional que nos espera, podríamos trabajar en un centro de servicios sociales para tramitar la Ley De Dependencia y derivar a recursos al usuario, estos recursos para el cliente serían: teleasistencia, centro de día o residencia dependiendo del grado y nivel de dependencia del usuario.

Al haber realizado las prácticas en una residencia de Mayores quería compartir con vosotros y vosotras los objetivos del centro, las funciones del trabajador social en estas instituciones y los recursos que podríamos llevar a cabo en un futuro si decidimos trabajar con este colectivo.

  1. Objetivos y misión

“Bienestar del anciano y su familia”

 Objetivos dirigidos a la persona mayor

– Facilitar la adaptación e integración en el medio residencial ofreciéndole apoyo psicosocial y la atención sociosanitaria que por su situación requiera.

– Recuperar y/o mantener la mayor autonomía posible, evitando la sobreprotección en los cuidados y potenciando sus capacidades de desarrollo personal: psíquicas, físicas y sociales.

– Desarrollar su autoestima, estado de ánimo y habilidad social, mediante la participación en actividades adecuadas.

– Promover su integración social, facilitándole el acceso y participación en el contexto social comunitario.

Objetivos dirigidos a la familia

– Facilitar la implicación de la familia, como cuidador natural, en la atención al residente con medidas de mantenimiento y refuerzo del apoyo familiar

– Fomentar la cooperación de los familiares, como grupo de intereses comunes, desarrollando cauces efectivos de participación en el centro.

Objetivos dirigidos al personal de la residencia

– proporcionar mediante la formación continua, conocimientos, habilidades y actitudes que garanticen una eficaz y eficiente atención de calidad.

– Favorecer la satisfacción laboral con la mejora de la organización de la actividad profesional y el desarrollo del trabajo en equipo en un buen clima social.

 Objetivos dirigidos al ambiente residencial

– Lograr un entorno físico estimulante, seguro y confortable que favorezca la autonomía y bienestar de la persona mayor.

 

– Organizar la dinámica del centro en un ambiente social de participación y fluidas relaciones, establecidas desde la garantía y fomento de los derechos personales y privilegios sociales.

Objetivos dirigidos a la comunidad

– Impulsar la apertura e integración comunitaria de la residencia mediante la coordinación con los diversos recursos del contexto social.

– Prestar apoyo a la persona mayor y familia cuidadora potenciando y diversificando servicios y modalidades asistenciales alternativas de mantenimiento en el medio habitual

– Promover y organizar la colaboración del voluntariado social en la residencia

 

  1. Funciones del Trabajador social

 

–          Planificar y organizar el Trabajo Social del centro mediante una programación de objetivos adecuada y una racionalización del trabajo.

–          Colaborar y realizar estudios de investigación de aspectos sociales relativos a los beneficiarios, para así poder efectuar la valoración personal, familiar y social que rodee al residente.

–          Realizar los Informes Sociales del residente y actualizarlos cada vez que sea necesario.

–          Controlar que todos los residentes cobren la pensión correctamente. Administrar, con la supervisión de la Dirección, las pensiones de los residentes que así lo requieran, y/o tengan soporte familiar y/o que la familia no se haga cargo.

–          Comunicación formal de ingresos a los otros servicios del centro y a las entidades y/o organismos que sea necesario.

–          Elaboración y tramitación de Declaraciones Juradas.

–          Gestionar cambios de pensiones, renovaciones de D.N.I, empadronamientos en el nuevo domicilio, y todas aquellas gestiones necesarias para garantizar sus derechos.

–          Asesorar y orientar al residente y a sus familias en todo aquello que soliciten

–          Coordinación con otras entidades en todo aquello que represente los intereses de los residentes: Ayuntamientos, Bienestar Social, Sanidad, Centros Sóciosanitarios, hospitales, entidades privadas, etc.

–          Entrevistar al nuevo residente y a la familia con el fin de preparar el ingreso en la residencia y realizar la valoración inicial al ingreso.

–          Fomentar la integración y participación de los residentes en la vida del centro y, a la vez, evitar que se produzca un alejamiento con el entorno y la familia.

–          Controlar que todos los residentes participen de los servicios que ofrece el centro: podología, peluquería, etc.

–          Realizar, conjuntamente con el resto del equipo, el Plan de Atención Personalizada interdisciplinario de los residentes. Hacer el seguimiento mensual del estado del residente, como también realizar el seguimiento anual del Plan.

–         Fomentar el mantenimiento de las funciones del residente. Establecer, conjuntamente con el equipo, el Plan de Actividades Individuales y/o grupales para el mantenimiento y promoción de las capacidades funcionales.

–          Actualizar datos personales y familiares de los residentes.

–          Procurar que exista un nivel de higiene personal adecuado del residente.

–          Realizar el acompañamiento en el proceso de la muerte de los residentes y familiares, dando el soporte adecuado en cada caso. En caso de defunción de un residente, contactar con los familiares y iniciar todos los trámites burocráticos para proceder a su traslado.

–          Realizar la acogida al ingreso del nuevo residente, siendo así la persona de referencia para el familiar y residente.

–          Coordinar las actividades de ocio. Realizar, coordinándose con la terapeuta ocupacional, la evaluación trimestral de las actividades y el Programa Anual de Actividades del centro.

–          Promover las relaciones con la familia y con la comunidad. Planificar y organizar conjuntamente con la Dirección, una adecuada distribución de horarios de visitas a los residentes, favoreciendo la promoción de actividades conjuntas de los residentes con las familias tanto individual como colectivamente, y definir un Programa de Voluntariado como función de soporte a los residentes y acción complementaria a la acción familiar.

–          Hacer el seguimiento y, si es el caso, realizar las visitas necesarias a aquellos residentes ingresados en centros hospitalarios, dando soporte a la familia.

–          Formar parte del equipo interdisciplinar o multidisciplinar, representando la atención psico-social del residente y la familia en todos sus aspectos.

–          Recopilar la Documentación de Atención al residente, la historia clínica y los registros de ámbitos diferentes al Trabajo Social, para poder tener toda la información sobre el estado del residente y su evolución, para planificar las diversas actividades y evaluar la atención que se le proporciona.

–          Realización de los protocolos relacionados con sus funciones.

–          Definir, conjuntamente con la Dirección, un sistema de gestión de las sugerencias y de las reclamaciones, y posteriormente realizar las actuaciones necesarias para mejorar la calidad del centro.

–          Fomentar la personalización y intimidad del residente en el centro.

–          Velar por el cumplimiento de los derechos de los residentes conjuntamente con el resto del equipo.

–          Realizar la historia social y la ficha social del residente.

–          Realizar los trámites para  traslados y derivaciones a otro centro.

–          Confirmar las citas médicas de los usuarios, llamar a la familia por si hay modificación y confirmar las ambulancias para que el paciente llegue a su consulta.

–     Controlar las visitas y las llamadas telefónicas de familiares y amigos para tener un conocimiento exacto de las redes de apoyo con las que cuenta el usuario.

–    Comunicar al resto del equipo aquellos aspectos que deban ser tenidos en cuenta en el trato diario con el usuario (p. ej.,ausencia justificada de un familiar, para tranquilizarle).

–    Asesorar y orientar al residente y a sus familiar en todo aquello que necesiten.

–      Coordinación con otras entidades en todo aquello que represente intereses de los residentes; Ayuntamientos, bienestar social, sanidad, centros sociosanitarios, hospitales, entidades públicas y privadas.

–      Mediar en los conflictos que pudieran surgir entre residentes.

–    Ayuda en la tramitación de ayudas técnicas (sillas de ruedas, andadores, …)

– Todas aquellas actividades que pudieran surgir en función de las individualidades de cada residente.

3. Recursos que presta.

Empadronamientos

Tramitación de tarjeta sanitaria

Petición de cita D.N.I

Tramitación de ambulancias

Citas médicas con el centro de salud para tramitar recetas

Tramitación de LEY de dependencia.

Tramitación de la revisión del grado y nivel de dependencia

Tramitación de pensiones de viudedad

Jubilación

Ayudas de prótesis dentales y sillas de ruedas

Adquisición de ayudas técnicas (sábanas, sillas…)

Información para tramitar cualquier tipo de papeleo

Acompañamientos, banco, peluquería…

Alta Cheque servicio concedido

Bajas por exitus, traslados o altas voluntarias.

Tramitación incapacitación social

Derivaciones

 

Tras haber estado 6 meses en el centro de prácticas se me plantea un dilema en la práctica de trabajo social:

El dilema de los informes sociales, he comprobado que en diversas ocasiones el Trabajador Social debe realizar informes sociales para traslados a otros centro, por petición de cargos políticos, informes para el juzgado, informes para revisión de grado y nivel de dependencia, para petición de ayudas técnicas y económicas…y me ha llamado la atención como en diversas ocasiones los trabajadores sociales “engordan” un informe social para el beneficio del usuario.

Estamos actuando en contra de los tres principios básicos, dignidad, libertad e igualdad utilizando un poder que nos ha sido otorgado y actuando en beneficio de uno frente a los de todos.

También quiero destacar los dilemas en la realización de informes y en el permitir o no el acceso del usuario o de terceras personas a la historia social. Se plantea un dilema respecto al secreto profesional.

Quizá la explicación esté en una confusión conceptual que no identifica el secreto con el traspaso de información por motivos profesionales sino con ofrecer la información a terceros no implicados directamente en el trabajo social para la mejora de la intervención.

¿Porqué al realizar informes con algunos usuarios se puede  “engordar” el informe de la situación y con otros no?

¿Hasta qué punto puedo contar a otro profesional la situación del usuario para que me ayude en la mejor intervención del paciente?

Laura García

 

Paternalismo VS autodeterminación mayo 3, 2013

Filed under: LAURA — ROSA @ 8:37 am

Generalmente nos referimos a que la finalidad de esta profesión es el bienestar social, consiguiendo que distintos grupos e individuos participen en la sociedad a través de los recursos disponibles.

Muchos autores distinguen entre el éxito del trabajador social en conseguir los objetivos establecidos, y la capacidad de elección que tiene el usuario para elegirlos.

La autodeterminación es uno de los principios del Trabajo Social: “Libertad de la persona y por lo tanto de la responsabilidad de sus acciones y decisiones”. Que una persona acuda al trabajador social no significa que éste adquiera la posesión de decidir por ella.

La autonomía que tienen los usuarios es un derecho que los trabajadores sociales tienen que respetar. Es cierto que el objetivo del Trabajo Social, como he dicho anteriormente, es el bienestar de la persona, pero si respetamos las decisiones del usuario, ¿no es más sencilla la intervención, consiguiendo una mayor confianza entre usuario-profesional? Con esto no quiero decir que el trabajador social deba dejar plenamente la toma de decisiones en manos del usuario, pero sí dejarle la palabra. El trabajador social tiene que asesorarle, mostrarle múltiples posibilidades, sus consecuencias… ¿no tenemos derecho a elegir lo que queremos hacer con nuestra vida cada uno?

La mayoría de las veces, las personas acuden a los Servicios Sociales cuando su entorno y ellas mismas no saben qué hacer.  Por eso es importante la figura del trabajador social, guiándole, dándole opciones, pero sobre todo, que consiga su confianza para una intervención con éxito.

Si no se tienen en cuenta sus opiniones y decisiones, caemos en el paternalismo.  Muchos piensan que el profesional se encuentra en una posición superior, ¿quién mejor que el trabajador social para saber qué es lo que hay que hacer?, ¿acaso no han acudido a ellos porque no saben qué hacer?

Defendiendo esto, nos encontramos con mentiras, con ocultación de datos, influyendo y manipulando al usuario para llevarle por el camino que quieren.

En el caso siguiente podemos verlo de forma práctica:

Una mujer de 56 años es conocida en el barrio por vivir sola en una casa en muy malas condiciones y vagabundear con una docena de perros por la ciudad en busca de deshechos. Los vecinos denuncian la situación debido al persistente mal olor que se extiende por todo el barrio y que tiene por origen la casa en la que vive esta mujer. Personados la policía municipal y los trabajadores de los Servicios Sociales, encuentran que la mujer vive en medio de toneladas de basura y, aunque no presenta síntomas de enfermedad, es aparente que sus condiciones sanitarias no son muy buenas. Los trabajadores sociales intentan convencerla para que se someta a una revisión médica y se instale en el albergue municipal mientras los servicios del ayuntamiento adecentan su casa. La mujer se niega repetidamente a tal propuesta.

El conflicto se da porque la responsabilidad del trabajador social es mejorar las condiciones de vida de esta mujer, pero obligarla a aceptar la ayuda es una intromisión en su vida privada.

¿Qué es lo que debe hacer en este caso el trabajador social? ¿Obligarla a ir a un albergue temporalmente hasta que limpien su casa? Ella no quiere. Quiere quedarse en su casa, como hasta ahora. Es cierto que las condiciones en las que vive no son muy saludables, y que si sigue así puede acarrear alguna enfermedad, si no la tiene ya.

Como conclusión, puedo decir que no creo que haya unas reglas a la hora de intervenir. Cada caso es diferente, en cada uno actuaremos de manera diferente a otro. En unos trabajaremos directamente con el usuario, con las personas involucradas. En otros tendremos que actuar a partir de nuestras decisiones. ¿Existe una forma correcta de actuar?

 

Bibliografía

–       Dilemas éticos en trabajo social: autonomía y paternalismo, Alberto Ballestero.

–       La ética del trabajo social, Francisco J. Bermejo.

 

Laura Guerrero