envejecimientoucm

DEPENDENCIA Y ENVEJECIMIENTO

ANÁLISIS DEL CASO DE MARÍA Y VICENTE junio 3, 2013

Filed under: CRISTINA HERNANDO SERNA — ROSA @ 6:53 pm

CRISTINA HERNANDO SERNA

Buenas tardes chicas, este caso lo he sacado de otra asignatura que tuve, y me pareció bastante interesante, sobre todo las preguntas a las que había que contestar. ¡A ver que os parece!

DESCRIPCIÓN DEL CASO
Situación nº 1
María tiene 50 años y padece esclerosis múltiple. Recibe la visita de su hermana Rosa, a la que no ha visto desde hace meses.
Vicente, el marido, decide que podría ser agradable salir a cenar para celebrar la llegada de Rosa. Reserva mesa en un buen restaurante de la ciudad. María, que no ha tenido opción a opinar, no se atreve a decir que se siente cansada. En el momento de salir, su agotamiento y unos dolores en las caderas hacen que baje la escalera de la casa con dificultad. Vicente la regaña para que apresure el paso. No para de refunfuñar: «¡Podrías hacer un esfuerzo! ¡Vamos a llegar tarde!»
Rosa, que mide hasta qué punto ha empeorado el estado de su hermana desde su última visita, no puede impedirse intervenir: «Pero bueno, ¿Es que no ves que no está haciendo comedia? »

Situación nº 2
Vicente es un hombre muy organizado. Para ganar tiempo y evitar que María tenga que desplazarse del cuarto de baño al vestidor, cada noche saca del armario la ropa que se pondrá María al día siguiente.
Rosa, que sabe lo coqueta que es María y cómo le gustaba siempre elegir sus prendas, se sorprende al ver la ropa colocada encima de la silla del cuarto de baño. Le hace preguntas a su hermana y comprueba que ésta no tiene posibilidad de elección pero que no se atreve a protestar porque no quiere perturbar a Vicente: «Represento una carga tan importante, tardo tanto en hacer cualquier cosa, que qué más da. Si eso le permite ganar tiempo…
Tiene tanto que hacer desde que no puedo asumir ninguna tarea doméstica… De todos modos, me ponga lo que me ponga ya no me mira como a una mujer sino como a una enferma a la que cuida como a una niña». (Llantos).
Rosa, entristecida por la pérdida de autoestima de su hermana, se enfada con Vicente: «¡Aunque María tenga dificultades para vestirse, no tienes porqué impedirle que elija su ropa! ¡Es importante que reserves tiempo para eso! ¡El polvo puede esperar!».
Vicente, que procura hacer las cosas bien y que considera ingenioso ese sistema, se queda atónito frente a la mala fe de Rosa. Desde luego, ella no se da cuenta de lo difícil que está la situación: «¡Tú no eres la que se tiene que hacer cargo de todo, día a día! ¡No puedo más! ¡Tengo que hacerlo todo en esta casa, además de mi trabajo fuera! ¡Ya no me queda tiempo para nada más!» Vicente, visiblemente enojado, se va dando un portazo.
(Adaptación de un caso, de la Guía sobre cuidados a personas con dependencia. Autor: J. Lluis Conde Sala. Universidad de Barcelona.)

CUESTIONES:

1) ¿Se respeta la autonomía de María? ¿Por qué?
Mi opinión es que no se respeta la autonomía de la usuaria, ya que, aunque tenga algunos problemas de salud, se debe siempre preservar los derechos y tareas que puede seguir haciendo una persona dependiente, más si esta persona desea seguir realizando estas tareas, y de cara a que la persona dependiente pueda seguir sintiéndose dueña de sí misma y autónoma, aún con las dificultades propias de su dependencia.

2) ¿Qué repercusión tiene eso sobre María?
La repercusión que tiene esto sobre María es que ella se siente una carga para su marido, y, en consecuencia, vive intentando “no molestar” a Vicente, y haciendo todo lo que le dice sin rechistar, porque se siente culpable de ser una carga para él y de no poder ayudarle en las tareas domésticas. Además, ha perdido su autoestima y, por reflejo de la actitud de Vicente, se ve como una enferma, no como una mujer.

3) ¿Cómo analizaría usted las reacciones y las actitudes de Vicente?
Pienso que Vicente está superado por la situación, sobrecargado por el gran trabajo que exige llevar la casa y el cuidado de su mujer, además de su trabajo fuera de casa, no está acostumbrado a tener tanta carga sobre él, y no sabe cómo puede organizarse para llevar todo de la mejor manera posible. Por otra parte, pienso que no empatiza con los sentimientos de su mujer, no comprende que ella se siente inútil, y que su actitud está aumentando estos sentimientos. Además, ya la ve como una persona enferma, que no puede hacerse cargo de nada, y esto ha provocado que haya asumido todas las responsabilidades (incluso la de elegir la ropa que va a llevar su mujer), sin dejar espacio para que María pueda desarrollar las tareas que todavía le es posible hacer.

4) ¿Qué papel puede desempeñar la hermana de María?
Rosa, la hermana de María, puede desempeñar un papel importante, si está dispuesta a implicarse en la situación. Sería bueno que Rosa, que comprende los sentimientos y la personalidad de su hermana, ayudara a Vicente a entender cómo se siente María, y actuara de mediadora para pactar entre los tres la repartición de las tareas, cómo pueden organizarlas de manera que ni María se sienta inútil, ni Vicente se sienta estresado o agobiado por la tardanza.

5) Identifique lo que cada uno de los protagonistas de este caso entiende por «ayuda».
– MARIA: entiende como ayuda que su marido tenga que realizar todas las tareas de la casa, de lo que hasta ese momento se encargaba ella, y que tenga que ayudarla en algunas tareas de su vida cotidiana, como a vestirse…
– VICENTE: entiende como ayuda el asumir todas las tareas de la casa y del cuidado de su mujer, cosa que es bastante trabajo. Al ser una persona muy organizada, entiende que la mejor manera de hacer las cosas es la más rápida y la más práctica.
– ROSA: se percibe que entiende como una ayuda más importante la atención a los sentimientos de su hermana, más que la atención a la casa, ya que esta es importante, pero considera que importa más que María se encuentre bien consigo misma y pueda seguir realizando las tareas que le sean posible, lo que es también muy importante.

6) ¿Qué le aconsejaría usted a Vicente?
Le aconsejaría que se preocupara más de los sentimientos de su mujer, se relajara un poco con las tareas de la casa, y que pidiera algún tipo de ayuda, ya fuera familiar o institucional, de cara a la disminución de su carga, y a que pueda estar más tranquilo y pactar con su mujer cómo se realizarán las tareas, de cara a que ambos puedan vivir sintiéndose más a gusto en la nueva situación en la que se encuentran.

7) ¿Qué le aconsejaría usted a Rosa?
Que intentara hablar con Vicente, tranquila y sin reprocharle nada, intentando empatizar con los sentimientos de su cuñado, y comprendiendo sus “agobios”. Tiene que entender también que Vicente se está esforzando mucho porque todo esté bien, que lo está haciendo de la mejor manera que puede, y que esto representa también un gran amor hacia su mujer. Aun así, debe intentar ayudar a Vicente a comprender a María, y actuar como mediadora de ambos para pactar la mejor manera de organizarse.

8) ¿Qué le aconsejaría usted a María?
Le aconsejaría que pusiera de manifiesto cómo se siente ella, que desea seguir siendo dueña de su vida, realizando las tareas que pueda, y que exponga su malestar con esta situación.

9) ¿Se puede ser dependiente y autónomo? Sí / No. Explica la respuesta.
Pienso que sí, que se puede ser dependiente y autónomo, ya que para esto existen grados de dependencia. Son grados complementarios, ya que, cuanta más dependencia padezca un usuario, menor autonomía, y viceversa. Así, hay muchos usuarios dependientes que pueden seguir realizando tareas cotidianas, en mayor o menor grado, según su grado de dependencia.

10) ¿La percepción de diferentes personas puede enriquecer el cuidado de la persona dependiente?
Mi opinión es que sí, ya que cada persona percibe cosas diferentes de otras personas, y puede aportar diferentes opiniones, más al ver el caso desde “fuera”, como Rosa, en este caso, ya que está alejada del día a día de la pareja, y por esto puede ver las actuaciones y sentimientos positivos y negativos de cada uno.

Pienso que en este caso juegan los principios de la Expresión intencionada de sentimientos (yo, como trabajadora social, intentaría que ambos cónyuges presentaran tanto sus sentimientos negativos como positivos, estimulándolos y alentándolos, para que ambos puedan comprender la situación del otro), el principio de individualización (ya que debemos comprender y valorar las cualidades de cada persona), y el de autodeterminación (ya que se debe aceptar la solución con la que se sienta cómodo el matrimonio, pudiendo dar opciones).
Teneis algo que aportar a mis contestaciones?? Veis algo que yo no he visto?? GRACIAS!!!
CRISTINA HERNANDO SERNA

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s