envejecimientoucm

DEPENDENCIA Y ENVEJECIMIENTO

CASO 1: MARIA Y LUIS junio 3, 2013

Filed under: CRISTINA HERNANDO SERNA — ROSA @ 5:22 pm

CRISTINA HERNANDO SERNA

El caso se conoce a través de su derivación al SAD en 1997. María es una persona de 59 años, que vive con su marido, Luis, de 66 años. Tienen dos hijas, que están independizadas desde hace años.
María actualmente está valorada como Gran Dependiente por la Comunidad de Madrid, debido a un ictus cerebral que sufrió hace 16 años. Tiene inmovilizada la parte derecha de su cuerpo, y no puede permanecer en bipedestación, por lo que permanece en silla de ruedas. Además, tiene practicada una traqueotomía, lo que le provoca gran dificultad a la hora de alimentarse y vocalizar. Ha sufrido un gran aumento de peso en los últimos años, lo que dificulta aún más su autonomía.
Debido a todos estos problemas, María lleva más de dos años sin salir de su vivienda, por su excesivo peso y la dificultad de introducir la silla de ruedas dentro del ascensor. Por esto, la usuaria no hace otra vida que estar en la cama y ver la televisión, y expresa su malestar a la hora de comer y comunicarse.
Por su parte, Luis sufre una enfermedad degenerativa de los huesos, tiene una prótesis en la cadera, y necesita para deambular un andador. Tiene artrosis en las manos (la derecha completamente inutilizada), sufrió un ictus isquémico y lleva sondaje vesical.
Además, está diagnosticado de síndrome depresivo, que, según él, es debido a la sobrecarga que ha producido ser el principal cuidador de María desde hace años. Se detecta también un problema de dependencia con el alcohol, que manifiestan tanto su esposa como las auxiliares de ayuda a domicilio, pero que él mismo niega. Se han detectado en varias ocasiones descuidos en el cuidado de María, y se observa un gran deterioro en la salud de ambos, y en la conciencia de responsabilidad de Luis para con las tareas de la casa.
Respecto a sus hijas, una de ellas marchó a otra provincia y sólo mantiene contacto telefónico en ocasiones esporádicas; la otra, Belén, solo está dispuesta a asumir obligaciones puntuales.

VALORACION DIAGNOSTICA
La usuaria tiene problemas de salud de carácter permanente, derivados del derrame cerebral y la traqueotomía (dificultad de deglución y comunicación), por lo que necesita cuidados continuados. Esto produce una sobrecarga familiar que, debido a la escasa relación con las hijas, recae totalmente sobre su marido.
Esta sobrecarga, añadida al dolor por la pérdida ambigua, han provocado la aparición del síndrome depresivo en Luis, y en consecuencia, la aparición de los problemas de dependencia del alcohol, no diagnosticados debido a la negación por su parte.
Luis ha sufrido un grave deterioro en su salud, lo que provoca mayores problemas para el cuidado de María y del domicilio.
Se observan las siguientes fortalezas y debilidades:
– FORTALEZAS: gran capacidad de superación de María. En Luis se aprecia el amor que siente hacia su mujer, el buen talante con el que enfrenta las dificultades y también su capacidad de superación.
– DEBILIDADES: falta de críticas de María hacia su marido. En Luis se aprecia la negación del problema del alcohol, el pensamiento de que todos están en su contra y que se escuda en el problema de su mujer.
Se desconocen las causas de la escasa relación entre el matrimonio y las hijas, pero a consecuencia de estas relaciones, Luis lleva todo el peso del cuidado de su mujer.
Por esto, si no se interviene, la salud de María y Luis irá empeorando y producirá gran aislamiento social y unas condiciones de vida cada vez peores para ambos.

PLANIFICACIÓN DE LA INTERVENCIÓN
Durante los años que se lleva prestando el servicio, se han fijado objetivos conjuntos entre la trabajadora social de referencia y la coordinación del SAD: la disminución del peso de María y profundización de la relación con Luis.
Además, se proponen las siguientes actuaciones de intervención:
– Reunión con toda la familia para clarificar los problemas de relación, hechos pasados, visión de los miembros, y trabajar en la inclusión de las hijas en el cuidado de sus padres y viceversa.
– Objetivos a corto/medio plazo con toda la familia y el SAD para la disminución del peso de María y a que se conforme una pauta de alimentación sana en el matrimonio. En el caso de María, estos objetivos se evaluarán en función de la pérdida de peso de esta para que pueda salir a la calle.
– Búsqueda de un recurso de “Respiro familiar” para reducir la sobrecarga de Luis en el cuidado de su mujer.
– Estimulación para acudir ambos a un Centro de Día, para llevar un control de los hábitos diarios de la pareja y estimular las relaciones con otras personas de su edad y las actividades de ocio y tiempo libre.
En las últimas semanas, se avisó al SAD de que Luis estaba ingresado en el hospital municipal, debido a un nuevo ictus y a la detección de una anomalía en su cabeza. Por esto, nos presentamos en el dilema de qué hacer con María, ya que su marido no estará capacitado para cuidarla en bastante tiempo (según los médicos de referencia), y las horas concedidas de SAD no son suficientes para la atención diaria y continua de la usuaria, más con la reducción de horas que se prevé en la Ley de Dependencia.
Por otra parte, los dos cónyuges demuestran su deseo de querer permanecer juntos, y se niegan al traslado de María a una residencia de emergencia.
Debido al principio de autodeterminación, no podemos obligar a María a acudir a una residencia, si no es su deseo, ni el de Luis.
Aun así, debido al principio de beneficencia, tampoco podemos dejar que María viva sola en el domicilio, en el tiempo que permanezca su marido ingresado; ni que viva el matrimonio solo, ya que, cuando Luis sea dado de alta en el hospital, aún no se encontrará en condiciones de ocuparse plenamente de su mujer y de las tareas cotidianas (como comidas, ordenación de la ropa…). Bien es verdad que muchas de estas tareas son realizadas por las auxiliares de ayuda a domicilio (limpieza fuerte del hogar, levantar y acostar a María, el aseo personal de la misma…), pero se considera que no serán las suficientes para que la usuaria pueda estar atendida durante todo el día, y, con Luis convaleciente, las tareas se multiplicarán.
Por esto, la trabajadora social de zona y la coordinadora de ayuda a domicilio propondrán al matrimonio dos opciones:
– Solicitar un aumento urgente del servicio, aunque sea a través del SAD municipal (ya que, de momento, se permite compaginar el SAD municipal con el prestado por Ley de Dependencia), a la espera de observar qué ocurre con el diagnóstico de Luis, si volverá a casa pronto, y en las condiciones que lo hará.
– Se propondrá un nuevo recurso que se ha encontrado: “Viviendas con servicios”, en las cuales los usuarios pueden convivir juntos, en una de estas viviendas, con total independencia, seguridad e intimidad, donde pueden contratar diferentes tipos de servicios según las necesidades de cada usuario: servicios domésticos, hoteleros y asistenciales. Así, ambos podrían convivir juntos en la vivienda, estando totalmente atendidos durante las 24 horas del día, sin cargas domésticas, de alimentación, y con total vigilancia sanitaria para ambos, ya que, con el tiempo, y dado su estado de salud, serán necesarios cuidados médicos cada vez mayores. Además, en estas viviendas existen multitud de actividades lúdicas y de ocio para personas mayores y dependientes, lo que puede ser beneficioso para que el matrimonio interactúe con otras personas de su edad, y aumente las actividades de ocio, lo que sería beneficioso tanto para María como para Luis. También sería beneficioso el que se llevara un control de la dieta de ambos, de cara a una alimentación saludable, que sería conveniente para el matrimonio.
Se les presentarán ambas opciones, la primera con carácter de medida de emergencia, y, ante la posible negativa a la segunda opción, o a la espera de la tramitación del recurso, se realizará un seguimiento exhaustivo del caso y visitas continuadas a ambos cónyuges, de forma que se pueda ir haciendo ver a los usuarios las ventajas de trasladarse a las viviendas con servicios, respetando siempre su última decisión, y buscando nuevos recursos si hubiera una total negación al traslado por su parte.

CRISTINA HERNANDO SERNA

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s