envejecimientoucm

DEPENDENCIA Y ENVEJECIMIENTO

CASO “SER CUIDADOR INFORMAL” junio 5, 2013

Filed under: ROSA MARÍA SÁNCHEZ MORENO — ROSA @ 10:28 am

Rosa Mª Sánchez Moreno

 

PRESENTACIÓN DE UN CASO

 

Mi madre Rocío, de 85 años de edad, permanecía acurrucada en un rincón, con la mirada fija en la pared de enfrente y no contestaba a mis estímulos,  más que con un sí o un no. Desde hace tres días, a parte de un par de cucharadas de sopa y un poco de agua dulce, se niega a tragar nada. Sin embargo no parece que esté enferma.

Me encuentro perpleja ante este comportamiento y preocupada por su salud, y para intentar animarla le hice una tarta. Pero mi madre desvió la mirada con cara de asco. Me sentí ofendida en cuanto a mis dotes de cocinera y  volví a llevar la tarta a la cocina dando un portazo.

Unos minutos más tarde, salí a comprar el flan que tanto le gusta a mi madre. Estaba segura de su éxito, y le presenté el flan e intenté obligarla a abrir la boca. Pero cuando le acercaba la cuchara, mi madre giró la cabeza y el flan cayó al suelo.

Me enfadé mucho y le dije: “¿No te da vergüenza tirarlo todo? ¡Menudo desperdicio! ¡Estoy harta de esforzarme tanto yo sola por alguien que ni siquiera lo aprecia! ¡Ahora no tienes más que limpiarlo todo tú! ¡Ha sido culpa tuya, no voy a hacerlo en tu lugar!”

Me sentía que la cara me ardía, estaba furiosa, y empujé con violencia el sillón de mi madre. A consecuencia de este gesto, mi madre se  golpeó contra el muro en la rodilla y gemía de dolor.

En ese momento me sentí ¡tan mal!, Me precipité sobre mi madre gritando y llorando: “¡Perdona, perdona! Todo es culpa mía. ¡Estoy tan cansada!”.

Adaptación de un caso, de la Guía sobre cuidados a personas con dependencia. Autor: J. Lluis Conde Sala. Universidad de Barcelona.

 

Problemáticas que plantea el caso:

– La incomprensión y el sentimiento de impotencia pueden generar para Marisa miedo y la necesidad de tranquilizarse sin tener en cuenta el derecho a la autonomía de su madre.

-La inquietud de Marisa frente a un cambio de comportamiento puede generar reacciones inadaptadas (Marisa quiere forzar a su madre para que coma).

-La reacción involuntariamente brutal de Marisa se puede interpretar como maltrato.

-La reacción de asco de Rocío provoca en Marisa un trastorno de su autoestima y de sus capacidades.

-Marisa interpreta la reacción de su madre como una agresión dirigida contra ella.

-Marisa se siente culpable por su reacción de rabia.

-Marisa le expresa a Rocío su sentimiento de culpabilidad y de agotamiento.

Cuando uno cuida cotidianamente de un ser querido, es normal que experimente toda una gama de emociones:

– Algunas grandes emociones se pueden identificar: placer, alegría, miedo, asco, rabia, sorpresa, tristeza.

– Algunas emociones son relativas a la enfermedad de nuestro familiar, mientras que otras están ligadas a todas las tareas que vienen transformando nuestra cotidianidad.

– Interiorizar sus emociones no tiene porqué ser malo en sí. Pero en el contexto de los cuidados, tiene como efecto el aumento de la sensación de carga.

– La verbalización es a menudo un buen método para que el cuidador evacúe una carga emocional que puede perturbar su relación al otro.

– Esta verbalización tropieza a veces con la dificultad de cada uno para hablar de sus sentimientos y emociones.

– Gestionar bien sus emociones permite a veces mejorar la relación de ayuda y prevenir situaciones de maltrato.

 

1. María está preocupada por el cambio de comportamiento de su madre que se niega a comer y por eso busca tranquilizarse proponiéndole platos que habitualmente aprecia.

Habilidad:

– Hay que intentar analizar lo que resulta irritante en este comportamiento (miedo, negación de una evolución de la enfermedad).

2. Marisa se siente ofendida en su autoestima por la reacción de Rocío.

Habilidad:

No sentirse directamente responsable del cambio de comportamiento. Los trastornos pueden tener otras causas:

– la ansiedad de la persona

– un comportamiento irrazonable puede tener su razón de ser.

3.Marisa tiene un gesto violento para con su madre.

Habilidad:

El agotamiento, la preocupación y la soledad frente a los cuidados pueden originar el maltrato:  prevenir solicitando ayuda.

 

Ideas erróneas muy extendidas:

– A situación idéntica, reaccionamos todos desde el mismo registro emocional.

– La tensión, la rabia, la tristeza, la culpabilidad que se siente cuando uno cuida de alguien día tras día no son sentimientos admisibles.

– Expresar sus emociones no conviene por respeto al sufrimiento de la persona dependiente.

– Pensar que uno es la única persona capaz de cuidar bien de su familiar.

– Sentirse culpable de la situación de la persona cuidada.

– Considerar que los comportamientos negativos de la persona dependiente están destinados a perjudicarle a usted: “Lo hace a propósito para fastidiarme.”

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s