envejecimientoucm

DEPENDENCIA Y ENVEJECIMIENTO

Demolición de la Ley de Dependencia: Las ayudas junio 5, 2013

Filed under: BELÉN — ROSA @ 9:25 pm

Demolición de la Ley de Dependencia: Las ayudas caen un 50% en cuatro años. (obtenido de el periódico El País del día 16 de Mayo del 2013)

El Plan Nacional de Reformas 2013 prevé ahorrar 1.108 millones de euros en el sistema de ayuda a las personas dependientes.

Según el Principio de Normalidad, las personas dependientes deberían tener apoyos para poder llevar una vida relativamente autónoma. Además, la Ley de Dependencia está configurada como un derecho. La gente con deficiencias o minusvalías necesita recursos con precios elevados para poder llevar una vida digna, tales como sillas de ruedas, prótesis y atención logopédica o psicológica y atención social que les preste apoyo social y gestione el bienestar de la persona dependiente. Eso se suma al hecho de que necesitan estar acompañados la mayor parte del tiempo, por lo que sus familias no pueden trabajar o han de pagar a una persona que se encargue de esta tarea.

Debería tenerse en cuenta que las familias con necesidades especiales han de hacer frente, además de a los gastos habituales, a los gastos que conlleva una persona dependiente. Por ello resulta inconcebible que las medidas de ahorro ante la crisis se apliquen a las personas más vulnerables de nuestra sociedad

He expuesto este artículo porque me parece interesante y ha hecho replantearme y ser consciente de que por supuesto hay un gran número de personas vulnerables que necesitan la ayuda y la prestación de servicios, que “supuestamente” nos han enseñado a gestionar en la escuela. ¿Pero nos han enseñado a saber enfrentarnos a estas situaciones y poder combatirlas? Yo como trabajadora social ante esta situación  me crea una gran impotencia, no se como afrontarla y tomar medidas sobre ella sin seguir los procesos establecidos por aquellos que nos están recortando en el ejercicio de nuestra futura carrera profesional.  ¿Es ético realizar recortes  a las personas más vulnerables de la sociedad? ¿Es legítimo acabar con la ley de dependencia y con un pilar básico del estado de bienestar?.

 

Autonomía vs Paternalismo

Filed under: BELÉN — ROSA @ 8:43 pm

Durante la intervención de este caso, se me presentó el dilema entre la autonomía del usuario y el paternalismo muchas veces innato con el que interviene el profesional: los antecedentes y el caso es el siguiente:

Julio Alberto Sánchez , 58 años, usuario del Servicio de Comida a Domicilio desde el 14 de Enero de 2013, soltero y vive solo.  El usuario fue derivado a este servicio desde los Servicios Sociales del distrito La Latina. El usuario recibe desde hace cinco años la Renta Mínima de Inserción.

El usuario fue derivado con carácter urgente debido a que se encuentra en riesgo de exclusión social. Anteriormente vivía con su madre hasta que ésta falleció, actualmente vive solo.

El usuario está diagnosticado desde hace siete años de la enfermedad neurodegenerativa de Parkinson. En la actualidad, no está siendo tratado debido a que la última profesional médica le puso un tratamiento, recetándole los fármacos de Mirapexin Stalevmo y Acilek, la combinación de éstos, le produjeron paranoias y alucinaciones visuales y auditivas, por lo que tuvo que ser ingresado.

Desde entonces, ha sido tratado por la unidad de psiquiatría del Hospital Clínico de la Comunidad de Madrid, siendo medicado con Seroquel (antipsicótico) de manera continuada.  Durante la visita comenta que al no estar regulada la medicación con los síntomas y el gran nivel de temblores que sufre, le provoca desesperación y desánimo.

La relación existente entre el usuario y la hermana es escasa, únicamente mantienen contacto telefónico en situaciones puntuales y en muchas ocasiones es debido a que el usuario no se ve capacitado para realizar o se ve limitado en las labores diarias o trámites que tenga que  efectuar de forma autónoma, precisando y solicitándole por tanto su ayuda. Durante las visitas ha demandado el apoyo moral y emocional de su hermana, ya que, es y ha sido inexistente en la relación.

Las relaciones vecinales son buenas siendo éstas su red de apoyo más próxima.

El usuario sale a la calle diariamente a realizar la compra y a dar pequeños paseos. Esta capacitado para hacer las actividades básicas de la vida diaria, pero para las labores de limpieza precisa de ayuda. Respecto a la limpieza del domicilio es escasa ya que, desde hace un año se suspendió el Servicio de Ayuda a Domicilio a petición del usuario. Este me comenta que es debido a que con las auxiliares que acudían al domicilio para la limpieza no establecían una buena relación con él y que se metían en sus asuntos personales. Pero sí que recuerda con mucho aprecio a una auxiliar con la que mantenía muy buena relación.

Al finalizar la visita, acudieron al domicilio dos trabajadoras sociales siendo una de ellas la responsable de zona que lleva el seguimiento del caso y la trabajadora social del centro de salud al que acude el usuario.   Hablando con ellas y contrastando la información que había recopilado me comentaron que están intentando desde hace tiempo que acuda a sesiones de salud psico-social en el que pueda llevarse a cabo un seguimiento mas exhaustivo y mejorar el bienestar psíquico del usuario.

Dispone del servicio de lavandería de la Ayuntamiento de Madrid.

En la primera visita que se realizó a este domicilio se redactó una notificación de incidencias a la Dirección General del Mayor, informando del estado de la casa y de la necesidad de este servicio. También le es ofrecido por la trabajadora social un grupo de terapia psico-social acorde y beneficiosa para su estado psíquico actual, pero este lo rechaza.

Las condiciones higiénicas y de habitabilidad del domicilio son malas, debido a la falta de limpieza y desinfección, esto se ve agravado por la presencia de un animal en el domicilio. El estado de la casa también es inadecuado, ya que, hay un gran número de humedades y el suelo está en mal estado.

Respecto al equipamiento de la vivienda es escaso, ya que, no posee calefacción, únicamente cuenta con una estufa y respecto a los electrodomésticos necesarios para la conservación de los alimentos, han tenido que ser facilitados por el servicio, siendo éstos la nevera y el microondas.

La higiene del usuario es la adecuada.

PLAN DE INTERVENCIÓN

 Como objetivo general y principal para realizar y desarrollar con el usuario los objetivos específicos sería la creación de un vínculo de intervención institucional más constante.

Ante la situación del usuario se plantea necesario y urgente el restablecimiento del SAD(Servicio de Ayuda a Domicilio), aunque sea de forma puntual durante un tiempo determinado para la limpieza del domicilio. Pero el usuario ante nuestra propuesta no lo considera necesario y rechaza la propuesta.

Es importante realizar un seguimiento más exhaustivo del caso, siendo positivo el acudir de forma periódica al centro de salud, y también restablecer un tratamiento adecuado al grado de la enfermedad en el que se encuentra, ya que, una disminución de los temblores mejorará su estado anímico y físico.

DILEMA ÉTICO:

Durante la visita que realicé al domicilio, el usuario me enseñó las diferentes habitaciones que poseía la vivienda y éstas se encontraban en una situación de insalubridad total, cuando se le es ofertado este dice rotundamente que no ya que, le crea desconfianza por las anteriores experiencias que ha tenido con la auxiliares.  Ante esta negativa ¿se le puede obligar que entren en su domicilio y realicen una limpieza de choque, o respetas su decisión ya que, es su domicilio y por tanto su propiedad?

La decisión y la intervención que o realicé en este caso fue informar y ser los ojos de todos los profesionales que no han acudido al domicilio con el objetivo de movilizar esta ayuda y entre todos hacerle consciente de esta necesidad.

 

EL TRABAJO SOCIAL  Y LA EXTERNALIZACIÓN DE LOS mayo 16, 2013

Filed under: BELÉN,Uncategorized — ROSA @ 10:09 pm

EL TRABAJO SOCIAL  Y LA EXTERNALIZACIÓN DE LOS SERVICIOS DE AYUDA A LA DEPENDENCIA.

 

El informe del caso es el siguiente:

 

Gregorio:

Hombre de 69 años, soltero, vivía solo pero en la actualidad vive en el mismo domicilio junto a él  una sobrina  y el hijo menor de ésta.

Anteriormente, el usuario no mantenía ningún tipo de contacto con sus familiares, pero por motivos económicos y porque la casa pertenecía  a sus padres ésta, ha decidido ocupar la casa propiedad de su padre y del usuario.

 

El usuario tiene problemas de movilidad  ya que, tiene artrosis en las rodillas y padece la enfermedad del Parkinson, esto le imposibilita la realización de muchas de las actividades básicas de la vida diaria.

Siempre ha tenido como red de apoyo principal a las vecinas, que se ocupan de sus cuidados y de algunas tareas.

 

A mi llegada al domicilio este me comenta que la relación que mantiene con la sobrina y con el hijo de ésta es distante y tensa. La sobrina no aporta ningún tipo de ingreso económico para el mantenimiento de la casa y tampoco  presta ayuda y cuidados a su tío.

 

El usuario se encuentra en espera de ser valorado por los profesionales de dependencia, para la prestación del SAD (Servicio de Ayuda a Domicilio).

Gregorio fue derivado a UCALSA (Servicio de Comida a Domicilio) de forma urgente tras haber salido del hospital por haber sufrido un accidente, en las escaleras del portal que dan acceso al domicilio.

 

El usuario tiene de renta media per cápita  693€, pero la pensión que percibe mensualmente es de 600€.

 

El baremo establecido en el pliego de condiciones por el Ayuntamiento de Madrid para las aportaciones de los usuarios según la RMPC por el servicio prestado por UCALSA  es:

 

Hasta 257,56………………………  0.59

Desde 257.57 hasta 283.38…………0.88

Desde 283.39 hasta 325.88…………1.29

Desde 325.89 hasta 374.73…………1.82

Desde 374.74 hasta 439.39………….2.53

Desde 439.40 hasta 512.32………….3.41

Desde 512.33 hasta 599.93………….4.52

Desde 599.94  en adelante…………   5.64

 

Según este baremo la aportación que debe hacer Gregorio por la prestación del servicio es de 5.64.  Como recibe comida los siete días de la semana, el coste total  por el servicio es de 170€.

 

A mi llegada al domicilio,  el usuario me comenta que le resulta imposible hacer frente a este gasto mensual, ya que, solo le damos el menú de la comida pero que la cena y el desayuno debe costeárselo él y que debido a la actual situación, le resulta económicamente imposible, pero que a la vez no puede prescindir del servicio debido a que el no está capacitado para hacerse la comida y que tampoco, tiene a nadie que le pueda prepara la comida diariamente.

 

El dilema ético que se me plante ante este caso como trabajadora social es el siguiente.

 

La empresa UCALSA ofrece contratos privados a los clientes por un coste inferior al que se le ofrecen a los usuarios que acceden al servicio de forma pública, es decir, a través de los Servicios Sociales del distrito al que pertenezca el usuario. El coste del menú diario de forma privado es de 4€.

Ante la situación económica de Gregorio se me plantea como solución ofrecerle el servicio de forma privada, pero esto no es posible ya que, el Ayuntamiento de Madrid ha otorgado la gestión y la prestación de este servicio a UCALSA con el requisito de ofrecer este servicio única y exclusivamente a los usuarios que sean derivados desde los Servicios Sociales.

Respecto a la lealtad del trabajador social frente a la institución de la que forma parte, me resulta ambigua ya que, no se si es UCALSA o el Ayuntamiento de Madrid, que es el que solicita el servicio siendo este, el principal y el supuesto único cliente de la empresa.

Las dos opciones que se me plantean son las siguientes:

 

– Ofrezco el servicio de forma privada al usuario, con el objetivo de que pueda costearse el servicio y así ser cubierta esta necesidad.

 

– No se lo ofrezco debido a que, si el  Ayuntamiento de Madrid se entera de que UCALSA está ofreciendo el servicio para  su propio beneficio, la empresa de la que yo formo parte sería multada y ya no podría ofertar el servicio de forma privada.

 

Otras cuestiones que se me plantean respecto a este situación son:

 

 ¿Es ético el comportamiento de la empresa?

 

¿Es adecuado  el coste establecido según la RMPC del usuario sin llegar a tener en cuenta la situación real del usuario?

 

¿La externalización es ética, rentable  y positiva para el mantenimiento de los servicios públicos?