envejecimientoucm

DEPENDENCIA Y ENVEJECIMIENTO

Caso Francisco mayo 14, 2013

Filed under: Laura García — ROSA @ 10:12 am

caso-clinico-meningoencefalitis-inmunodeprimi-T-tIYvZF[1]

Francisco de 66 años de edad ingresa en la residencia por emergencia social procedente del Hospital xhy.

Francisco se ha dedicado toda la vida al negocio de la zapatería que cerró cuando se jubiló. En el aspecto sociofamiliar tiene dos hermanas en el extranjero, de las cuales no sabe nada, un hermano y su cuñada que estos dos últimos son quien le acompaña el día del ingreso en nuestro centro. Se muestran colaboradores en la entrevista y están preocupados por la situación de Francisco.

El usuario vivía en su casa solo, su familia le iba a visitar esporádicamente. La vida de Francisco era muy monótona, se levantaba se iba al bar hasta que perdía la consciencia, en diferentes ocasiones dormía en la calle por no saber llegar a casa y en otras ocasiones dormía en el calabozo por haber sido encontrado en situaciones de embriaguez y escándalo por la policía.

Llega a nuestro centro  con una demencia por alcoholismo, en silla de ruedas tras una operación de cadera por la que estuvo ingresado en el Hospital de procedencia durante dos meses, motivo de una borrachera, la cual le llevó a caerse y a romperse la cadera y unas cuantas costillas. Desde el mismo Hospital inician los trámites de una residencia por emergencia e inician también una incapacitación para Francisco.

El usuario padece diabetes, deshidratación, dismetría en los miembros inferiores, la cual le obliga a llevar un zapato de alza de unos 30 cm, demencia por alcoholismo, es fumador activo y tiene problemas de respiración.

Los objetivos que se plantea la residencia son:

–          Control de la diabetes, a través de la ingesta de medicación y control de comidas

–          Mejorar la hidratación

–          Favorecer el relanzamiento de la demencia a través de ejercicios de cognición y memoria

–          Rehabilitación motora

–          Reducción o cese del ejercicio de fumar para mejorar sus problemas de respiración

El día del ingreso la familia nos cuenta que tiene tendencia al vagabundeo y a escaparse ya que con el alza del zapato se maneja muy bien y una vez que se haya recuperado de la cadera podría escaparse, por ello el Hospital inició los trámites de incapacitación para conseguir un internamiento involuntario para el usuario.

Cuando se realiza el ingreso del nuevo usuario, mi tutora me comenta que escriba al equipo multiprofesional de la residencia de la situación de escapismo del usuario, que solo se le podrá dar el alza para que la fisioterapeuta trabaje con él.

  1. Se plantea un dilema ético:

 

–          Darle el alza del zapato

–          No darle el alza del zapato

 

 

  1. Identificar los principios  éticos en conflicto

 

Los principios éticos en conflicto en este caso son, el principio de autodeterminación del individuo, el usuario puede  tomar las decisiones que él crea oportunas y nuestros tenemos que respetar esas decisiones, pero también, nosotros podemos estimular y activar la capacidad potencial de los individuos para dirigirse a sí mismos y mejorar su situación.

 

Frente al principio de bienestar del individuo.

 

  1.  Identificar los individuos, grupos y organizaciones afectadas por la decisión ética:

– Francisco

– Trabajadora social

– Equipo multiprofesional

– Familia

4. Posibles  Soluciones y consecuencias

– Si decido darle el alza y respetar el principio de autodeterminación, el usuario podría salir del centro, se podría perder ya que no se conoce el barrio, se podría emborrachar ya que con la medicación que toma para su demencia con un simple sorbo de alcohol podría tener muchas consecuencias, podría caerse y volver al Hospital y nosotros tendríamos un problema con la familia ya que no han firmado la solicitud de salida del centro al usuario.

– Si decido seguir con el principio de bienestar, a mi juicio, el usuario estaría mejor sin el alza, así me cubro las espaldas de que no se escape, de que no se pierda, de que no consuma alcohol pero realmente no consigo del todo el bienestar del usuario ya que si analizamos realmente la palabra bienestar es la mejora en todos los aspectos y le estoy privando de su recuperación al andar, estoy retrasando la autonomía del residente y conseguiría empeorar la calidad de vida del usuario, ya que si no entrena el volver a andar se podría quedar postrado en la silla de ruedas por no ejercitar sus piernas.

5. Consultar con otros colegas y expertos.

Consultaría con el equipo multiprofesional del centro para valorar la solución al problema de darle o no el alza para que pueda caminar.

Podría conocer las consecuencias de no darle el alza, desde otras perspectivas no sociales como las médicas, físicas y psicológicas, los resultados negativos a futuro que podrían aparecer en el residente.

 6. Tomar la decisión y documentar el proceso seguido

La decisión que tomaría es de darle el alza para que poco a poco entrene su caminar, y así en un futuro consiga volver a andar como anteriormente o sino de la mejor forma posible. Realizaría entrevistas con Francisco para que él entienda realmente el motivo por el cual tiene que permanecer en la residencia, ya que allí le controlan la diabetes, le dan de comer, mejoran su calidad de vida haciendo tanto ejercicios físicos como a nivel de cognición y memoria, le atienden a la perfección, le mantienen aseado, le distraen con actividades lúdicas, culturales, no tiene que realizar comidas o hacerse la cama…

 

Laura García

 

Autoridad y práctica profesional

Filed under: Laura García — ROSA @ 10:07 am

imagesCAQJG4NF

El otro día hablando sobre la autoridad y el poder del trabajador social en clase, empecé a pensar y darle vueltas a la cabeza sobre el tema.

Llegué a la conclusión de que un trabajador social en el campo de envejecimiento y dependencia es claro el futuro profesional que nos espera, podríamos trabajar en un centro de servicios sociales para tramitar la Ley De Dependencia y derivar a recursos al usuario, estos recursos para el cliente serían: teleasistencia, centro de día o residencia dependiendo del grado y nivel de dependencia del usuario.

Al haber realizado las prácticas en una residencia de Mayores quería compartir con vosotros y vosotras los objetivos del centro, las funciones del trabajador social en estas instituciones y los recursos que podríamos llevar a cabo en un futuro si decidimos trabajar con este colectivo.

  1. Objetivos y misión

“Bienestar del anciano y su familia”

 Objetivos dirigidos a la persona mayor

– Facilitar la adaptación e integración en el medio residencial ofreciéndole apoyo psicosocial y la atención sociosanitaria que por su situación requiera.

– Recuperar y/o mantener la mayor autonomía posible, evitando la sobreprotección en los cuidados y potenciando sus capacidades de desarrollo personal: psíquicas, físicas y sociales.

– Desarrollar su autoestima, estado de ánimo y habilidad social, mediante la participación en actividades adecuadas.

– Promover su integración social, facilitándole el acceso y participación en el contexto social comunitario.

Objetivos dirigidos a la familia

– Facilitar la implicación de la familia, como cuidador natural, en la atención al residente con medidas de mantenimiento y refuerzo del apoyo familiar

– Fomentar la cooperación de los familiares, como grupo de intereses comunes, desarrollando cauces efectivos de participación en el centro.

Objetivos dirigidos al personal de la residencia

– proporcionar mediante la formación continua, conocimientos, habilidades y actitudes que garanticen una eficaz y eficiente atención de calidad.

– Favorecer la satisfacción laboral con la mejora de la organización de la actividad profesional y el desarrollo del trabajo en equipo en un buen clima social.

 Objetivos dirigidos al ambiente residencial

– Lograr un entorno físico estimulante, seguro y confortable que favorezca la autonomía y bienestar de la persona mayor.

 

– Organizar la dinámica del centro en un ambiente social de participación y fluidas relaciones, establecidas desde la garantía y fomento de los derechos personales y privilegios sociales.

Objetivos dirigidos a la comunidad

– Impulsar la apertura e integración comunitaria de la residencia mediante la coordinación con los diversos recursos del contexto social.

– Prestar apoyo a la persona mayor y familia cuidadora potenciando y diversificando servicios y modalidades asistenciales alternativas de mantenimiento en el medio habitual

– Promover y organizar la colaboración del voluntariado social en la residencia

 

  1. Funciones del Trabajador social

 

–          Planificar y organizar el Trabajo Social del centro mediante una programación de objetivos adecuada y una racionalización del trabajo.

–          Colaborar y realizar estudios de investigación de aspectos sociales relativos a los beneficiarios, para así poder efectuar la valoración personal, familiar y social que rodee al residente.

–          Realizar los Informes Sociales del residente y actualizarlos cada vez que sea necesario.

–          Controlar que todos los residentes cobren la pensión correctamente. Administrar, con la supervisión de la Dirección, las pensiones de los residentes que así lo requieran, y/o tengan soporte familiar y/o que la familia no se haga cargo.

–          Comunicación formal de ingresos a los otros servicios del centro y a las entidades y/o organismos que sea necesario.

–          Elaboración y tramitación de Declaraciones Juradas.

–          Gestionar cambios de pensiones, renovaciones de D.N.I, empadronamientos en el nuevo domicilio, y todas aquellas gestiones necesarias para garantizar sus derechos.

–          Asesorar y orientar al residente y a sus familias en todo aquello que soliciten

–          Coordinación con otras entidades en todo aquello que represente los intereses de los residentes: Ayuntamientos, Bienestar Social, Sanidad, Centros Sóciosanitarios, hospitales, entidades privadas, etc.

–          Entrevistar al nuevo residente y a la familia con el fin de preparar el ingreso en la residencia y realizar la valoración inicial al ingreso.

–          Fomentar la integración y participación de los residentes en la vida del centro y, a la vez, evitar que se produzca un alejamiento con el entorno y la familia.

–          Controlar que todos los residentes participen de los servicios que ofrece el centro: podología, peluquería, etc.

–          Realizar, conjuntamente con el resto del equipo, el Plan de Atención Personalizada interdisciplinario de los residentes. Hacer el seguimiento mensual del estado del residente, como también realizar el seguimiento anual del Plan.

–         Fomentar el mantenimiento de las funciones del residente. Establecer, conjuntamente con el equipo, el Plan de Actividades Individuales y/o grupales para el mantenimiento y promoción de las capacidades funcionales.

–          Actualizar datos personales y familiares de los residentes.

–          Procurar que exista un nivel de higiene personal adecuado del residente.

–          Realizar el acompañamiento en el proceso de la muerte de los residentes y familiares, dando el soporte adecuado en cada caso. En caso de defunción de un residente, contactar con los familiares y iniciar todos los trámites burocráticos para proceder a su traslado.

–          Realizar la acogida al ingreso del nuevo residente, siendo así la persona de referencia para el familiar y residente.

–          Coordinar las actividades de ocio. Realizar, coordinándose con la terapeuta ocupacional, la evaluación trimestral de las actividades y el Programa Anual de Actividades del centro.

–          Promover las relaciones con la familia y con la comunidad. Planificar y organizar conjuntamente con la Dirección, una adecuada distribución de horarios de visitas a los residentes, favoreciendo la promoción de actividades conjuntas de los residentes con las familias tanto individual como colectivamente, y definir un Programa de Voluntariado como función de soporte a los residentes y acción complementaria a la acción familiar.

–          Hacer el seguimiento y, si es el caso, realizar las visitas necesarias a aquellos residentes ingresados en centros hospitalarios, dando soporte a la familia.

–          Formar parte del equipo interdisciplinar o multidisciplinar, representando la atención psico-social del residente y la familia en todos sus aspectos.

–          Recopilar la Documentación de Atención al residente, la historia clínica y los registros de ámbitos diferentes al Trabajo Social, para poder tener toda la información sobre el estado del residente y su evolución, para planificar las diversas actividades y evaluar la atención que se le proporciona.

–          Realización de los protocolos relacionados con sus funciones.

–          Definir, conjuntamente con la Dirección, un sistema de gestión de las sugerencias y de las reclamaciones, y posteriormente realizar las actuaciones necesarias para mejorar la calidad del centro.

–          Fomentar la personalización y intimidad del residente en el centro.

–          Velar por el cumplimiento de los derechos de los residentes conjuntamente con el resto del equipo.

–          Realizar la historia social y la ficha social del residente.

–          Realizar los trámites para  traslados y derivaciones a otro centro.

–          Confirmar las citas médicas de los usuarios, llamar a la familia por si hay modificación y confirmar las ambulancias para que el paciente llegue a su consulta.

–     Controlar las visitas y las llamadas telefónicas de familiares y amigos para tener un conocimiento exacto de las redes de apoyo con las que cuenta el usuario.

–    Comunicar al resto del equipo aquellos aspectos que deban ser tenidos en cuenta en el trato diario con el usuario (p. ej.,ausencia justificada de un familiar, para tranquilizarle).

–    Asesorar y orientar al residente y a sus familiar en todo aquello que necesiten.

–      Coordinación con otras entidades en todo aquello que represente intereses de los residentes; Ayuntamientos, bienestar social, sanidad, centros sociosanitarios, hospitales, entidades públicas y privadas.

–      Mediar en los conflictos que pudieran surgir entre residentes.

–    Ayuda en la tramitación de ayudas técnicas (sillas de ruedas, andadores, …)

– Todas aquellas actividades que pudieran surgir en función de las individualidades de cada residente.

3. Recursos que presta.

Empadronamientos

Tramitación de tarjeta sanitaria

Petición de cita D.N.I

Tramitación de ambulancias

Citas médicas con el centro de salud para tramitar recetas

Tramitación de LEY de dependencia.

Tramitación de la revisión del grado y nivel de dependencia

Tramitación de pensiones de viudedad

Jubilación

Ayudas de prótesis dentales y sillas de ruedas

Adquisición de ayudas técnicas (sábanas, sillas…)

Información para tramitar cualquier tipo de papeleo

Acompañamientos, banco, peluquería…

Alta Cheque servicio concedido

Bajas por exitus, traslados o altas voluntarias.

Tramitación incapacitación social

Derivaciones

 

Tras haber estado 6 meses en el centro de prácticas se me plantea un dilema en la práctica de trabajo social:

El dilema de los informes sociales, he comprobado que en diversas ocasiones el Trabajador Social debe realizar informes sociales para traslados a otros centro, por petición de cargos políticos, informes para el juzgado, informes para revisión de grado y nivel de dependencia, para petición de ayudas técnicas y económicas…y me ha llamado la atención como en diversas ocasiones los trabajadores sociales “engordan” un informe social para el beneficio del usuario.

Estamos actuando en contra de los tres principios básicos, dignidad, libertad e igualdad utilizando un poder que nos ha sido otorgado y actuando en beneficio de uno frente a los de todos.

También quiero destacar los dilemas en la realización de informes y en el permitir o no el acceso del usuario o de terceras personas a la historia social. Se plantea un dilema respecto al secreto profesional.

Quizá la explicación esté en una confusión conceptual que no identifica el secreto con el traspaso de información por motivos profesionales sino con ofrecer la información a terceros no implicados directamente en el trabajo social para la mejora de la intervención.

¿Porqué al realizar informes con algunos usuarios se puede  “engordar” el informe de la situación y con otros no?

¿Hasta qué punto puedo contar a otro profesional la situación del usuario para que me ayude en la mejor intervención del paciente?

Laura García

 

Dilemas éticos dentro del equipo multiprofesional abril 23, 2013

Filed under: Laura García — ROSA @ 3:36 pm

dielma[1]

Cuando hablamos sobre dilemas éticos se nos viene a la mente películas como Mar adentro (2004) de Alejandro Amenábar, La película se basa en la historia real de Ramón Sampedro, marinero, que tras un accidente en su juventud queda tetrapléjico y permanece postrado en una cama durante cerca de 30 años y que desea morir dignamente.

El cine, como escaparate, es una herramienta muy valiosa para el estudio de aquellas situaciones más trascendentales para el ser humano: el dolor, la enfermedad y la muerte.

En este sentido, el abanico de películas útiles en educación médica es amplísimo, tanto que es difícil no sólo realizar una compilación de títulos y tramas, sino fundamentalmente realizar una selección de aquellas que abordan a la enfermedad desde perspectivas interesantes para la docencia.

Pero cuando hablamos de dilemas éticos no solo son existentes en el campo de la medicina sino que  consiste en una situación en la que decisión que se debe tomar no resulta del todo clara, pues se deben tener en cuenta diversos factores que afectan a nuestro juicio moral y ético sobre el asunto.

En la carrera que estamos estudiando nos acontecen situaciones en las que tenemos que decidir y no sabemos que elegir.

Hace unas semanas, en mi centro de prácticas surgió un dilema ético de medicina y desde el campo de Trabajo social nos encontramos involucradas.

La función principal de un trabajador social es el bienestar del usuario por ello os quiero contar lo que pasó:

CASO:

Usuaria de una Residencia de Ancianos de 67 años con varios canceres y con principios de metástasis entra a ser atendida desde la Residencia por el Equipo de Cuidados Paliativos.

Este equipo nos facilitan un diagnóstico nada bueno en presencia del Hijo de la usuaria, nos dicen que le dan de vida 48 horas, que está totalmente sedada, que no contesta pero sí que escucha y que no tenemos que hacerla ninguna manipulación y que está totalmente sondada, que vendrán dentro de dos días para ver cómo va.

Al día siguiente, la enfermera de la Residencia habla con la usuaria y la contesta, sigue haciéndole preguntas. Se encuentra totalmente orientada en tiempo y espacio, contesta a estímulos, detecta que tiene una escara en la espalda y nos dice que tiene mucha hambre que qué hay de cenar.

La enfermera llama al equipo de cuidados y les comenta sobre su situación a lo que el equipo les dice que no pueden manipularla ni darla de comer sólidos.

La enfermera comenta al equipo multidisciplinar sobre la situación de la residente.

Se plantea un dilema ético:

–          Se manipula a la usuaria para curar su escara y facilitarla alimento o no se la hace nada y se siguen las indicaciones del equipo de cuidados paliativos.

En un principio la enfermera decide venir al departamento de trabajo social y comentárnoslo a la que le decimos que de momento la escara se la deje sin curar y que le den líquidos para ver si la sientan bien, que nosotras subiremos a la habitación para hablar con ella y decirla que de momento no podemos darla sólidos porque está sondada y recibe el alimento por ahí

Realmente en este tema estamos un poco atadas de manos ya que es el equipo médico el que tiene que decidir sobre el tratamiento de la residente, pero una vez que te han contado la situación, que han metido al equipo multidisciplinar y teniendo en cuenta el objetivo principal del Trabajo social ya se plantea la duda de que hacer. Para el equipo de cuidados darla alimento significa prolongar su vida. Si la usuaria está consciente y tiene hambre porqué no la podemos dar de comer???

Con ello quiero mostrar que los dilemas éticos en nuestra profesión no están nada lejos en nuestro ejercicio profesional, que puede haber dilemas éticos de trabajo social pero que también al estar en un centro donde se trabaja en equipo para la intervención del usuario también se plantean dilemas que no son propios de nuestra profesión pero que tienes que contribuir con tu decisión ante un dilema de otro departamento para que de alguna forma consigamos la mejor intervención y la mejor decisión posible para el bienestar de los usuarios.

Como esta situación se produjo el viernes y ahora mi trabajadora social y tutora de prácticas tiene vacaciones, cuando vuelva al centro de prácticas no sé lo que me encontraré pero os comentaré el final de la historia.

Por último no os quiero dejar con mal sabor de boca, simplemente os quiero dar un poco de pensar y os dejo algunos enlaces de tráiler de películas  que tratan este tema.

http://www.youtube.com/watch?v=8ErH9IkqKZw Película Despertares/ Awakenings (1990) de Penny Marshall

http://www.youtube.com/watch?v=x7HzjYKiFKc Película El Doctor/ The Doctor (1991) de Randa Haines

http://www.youtube.com/watch?v=i6BBNSzwZns Película El hijo de la novia (2001) de Juan José Campanella

 

Bibliografía

http://revistamedicinacine.usal.es/index.php/es/vol3/num1/203 visitado por última vez el 12/04/13 con el fin de encontrar cortos cinematográficos sobre cuidados paliativos.

Laura García Hernández